Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

lunes, 20 de junio de 2022

¡El pueblo no se rinde, Carajo!



¡Queremos que florezca la alegría y vivamos sabroso!
Ya estamos escribiendo una historia de Cambio para Colombia
¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!

Francia Elena Márquez Mina 


" La lucha más importante que cualquier líder político podría asumir por su sociedad es sacarla de la guerra, y lograr entregarles a las actuales generaciones y a las futuras, un país que conviva en paz."

Gustavo Petro Urrego




Queridos amigos y amigas de Contrastes, ayer, seguramente ustedes ya lo saben, por primera vez en la historia política de Colombia, la izquierda, en cabeza de Gustavo Petro Urrego y Francia Elena Márquez Mina, alcanza el poder y comienza, con ellos y el pueblo, a escribirse la nueva historia de Colombia en la que se reconstruirá un país que fue anegado en sangre, ahogado en una desigualdad social terrible, con unos gobiernos fascistas respaldados por unas fuerzas armadas unidas con los más terribles grupos paramilitares, responsables de los más atroces crímenes de lesa humanidad.

He vivido 31 años de exilio, he tenido que vivir muy lejos de mi familia, durante todos estos años han muerto familiares, amigos, compañeros de lucha y he sufrido la soledad y el dolor que genera no poder vivir en mi propia tierra, por eso mismo, hoy cuando publico esta edición de Contrastes, siento una enorme felicidad por este triunfo histórico de Gustavo Petro Urrego (presidente) y Francia Elena Márquez Mina (vicepresidente). El pueblo ha dicho basta y ha dicho que Colombia quiere un cambio y yo tengo la esperanza de que este gobierno, recién elegido, impulse las reformas políticas, económicas, sociales y culturales que se necesitan para transformar la tierra de Gabriel García Márquez.

Amigos y amigas de Contrastes, yo sé que algunos de ustedes no se sienten cómodos con estos temas de carácter político, pero, discúlpenme, este triunfo del pueblo colombiano es, para mí, como una forma de exorcizar los fantasmas de la guerra sucia que ha sacudido a Colombia, los fantasmas que me han acompañado a lo largo de mi exilio.

A continuación, les invito a leer mi poema para esta semana.


Gustavo Petro Urrego y Verónica Alcocer, 
unidos en el amor para amar la vida.

Quiero 

(lleno de deseos)

 

Quiero poblar los campos fértiles

que no me hablen de sombras y batallas,

quiero desbordar tus sentidos siempre alertas

hundiéndome en el fondo de tu alma;

quiero despertar, de pronto, muy feliz,

y saber que soñar no es un delito,

quiero merecerte, siempre, vida mía

y ser tu primavera en medio de tus dudas;

gracias porque eres mi patria a la hora del amor

y mi refugio en la hora terrible del exilio.

Quiero recitar mi derecho a un nuevo día

y conquistar cada mañana la luz de tu sonrisa,

quiero que seas mi faro en noches de borrasca

y beberte, gozoso, como se bebe el vino tinto.

Quiero descifrar auroras en tu piel recién amanecida,

postergar la angustia rumbo a los pinares otoñales,

derramar en ti el fuego que quema mis entrañas,

mirarte a los ojos y proclamarte territorio liberado.

 

Gustavo Figueroa Velásquez

©

Calle 13 - Latinoamérica