Navidad en Colombia - Fotografía tomada de revistapym.com.co

Navidad en Colombia - Fotografía tomada de revistapym.com.co
Navidad en Colombia - Fotografía tomada de revistapym.com.co


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 31 de octubre de 2010

Poema

El 30 de octubre se cumplieron cien años del natalicio del extraordinario poeta español Miguel Hernandez, “El Pastor de Orihuela” (30 de octubre de 1910 – 28 de marzo de 1942).

Qué mejor referencia de Miguel Hernández que sus propios poemas.
¡Miguel, grande fuiste y grande serás entre los grandes!


Nanas de la cebolla


La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en tus ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que mi alma al oírte
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan lato,
tan extendido,
que tu carne es el cielo
recién nacido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa ni
lo que ocurre.

Miguel Hernández





The Soul - Pintura al óleo de K. Madison Moore





Poema


Poema te canto libre
con mi voz como un trueno,
te doy mil formas
con mis manos delgadas,
te abrazo y te beso
poema de amor.
Poema te canto vigoroso
para que vivas expresivo
entre pueblos hambrientos
que te acojan como al pan
porque eres pan, eres vida,
eres fuego y eres agua.
Poema eres un canto triunfal,
eres el despertar de la vida nueva,
eres el arma poderosa
que conquista corazones
y eres el arma libertaria
que derriba a los tiranos.
Poema de sangre y de hierro,
estrella de las noches oscuras,
piel desnuda en actitud de espera,
heraldo necesario de todos los tiempos.
Poema que dibujas besos en la piel,
que reconstruyes historias olvidadas,
creador de ilusiones y quimeras,
exorcista de demonios terrenales.
Poema, tú que abrazas sentimientos,
canto necesario de juglares y cantores,
tú eres la prosa o el verso luminoso,
¡eres el parto esplendoroso de un poeta!


Gustavo Figueroa Velásquez
©





17 comentarios:

  1. Hermosa entrada !
    Miguel Hernández:
    Admirable como poeta y como ser humano : íntegro y comprometido con las causas justas.

    "A nosotros, que hemos nacido poetas,entre todos los hombres , nos ha hecho poetas la vida.
    Venimos brotando del manantial de las guitarras acogidas por el pueblo.Y cada poeta que muere deja en manos de otro , como una herencia, el instrumento que viene rodando como la eternidad" ... estas palabras se las dedicó a Vicente Aleixandre.

    Seguirán rodando sus versos porque su esencia anida en el corazón y en la memoria todos los que lo admiramos.
    Gracias poe este magnífico homenaje.
    Me sumo a él!

    ResponderEliminar
  2. Amo esa canción!!! Un maestro total, Miguel Hernández. Adhiero a tu homenaje.
    Y tu poema es un canto en sí mismo. Nada que envidiarle a Hernández. Sos prodigioso escribiendo, Gustavo. Siempre es un placer leerte.
    Beso grande y muy feliz semana!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir estos poemas de Miguel Hernández, hace poco lo descubrí y no paro de leerlo....

    Que tengas una bonita semana

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el homenaje a Miguel. Su voz alzada continúa en todos nosotros, que lo recordamos y lo recordaremos siempre.

    Tu poema, Gustavo, es todo un canto a la poesía.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Carmela:

    Miguel Hernández seguirá entre nosotros y su poesía seguirá siendo un referente para nosotros los que incursionamos en el mundo de la poesía.
    Bienvenida a esta bitácora.
    Un abrazo.

    Steki:

    No, exagerás...jamás podré llegar a la altura de la grandeza de Miguel Hernández, pero agradezco tu enorme generosidad.
    Un abrazo che.

    NB Ballesteros:

    Has descubierto a un fantástico poeta, uno de los más grandes del planeta.
    Un fuerte abrazo para ti.

    Isabel:

    Gracias por tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Miguel Hernández tuvo, en mi opinión, dos actitudes memorables, además de todo lo que se ha escrito sobre él. La primera, ser un estudioso profundo de la técnica poética, sin la cual, independientemente de sus ideas, no hubiera triunfado. Escribió sonetos, tercetos endecasílabos, poesía libre y otra serie de ritmos y ritmas, como evidencia la "Nana de la cebolla". La segunda actitud, fué recordar a su maestro en estas técnicas,Sijé, a quien dedicó su célebre poema rememorando su muerte. Poca gente sabe que Miguel fué un fantástico poeta clásico en la forma y original en sus ideas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso y Oportuno homenaje a ese poeta sin igual como lo es Miguel Hernandez, Muchas gracias Gustavo por compartirlo con nosotros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Grande entre los grandes, Miguel Hernández! Su "Nanas de la cebolla", después de haberla leidfo y escuchado mil veces, sigue emocionándome como el primer día...
    Y tu poema, Gustavo,....me ha dejado sin palabras. Un hermosos canto a la poesía y a la libertad, pues pienso que las dos van estrechamente unidas.
    Un maravilloso descubrimiento tu blog! Permíteme ocupar un rinconcito en él!
    Un abrazo,
    Núria

    ResponderEliminar
  9. Fernando, Americo y Núria:

    Todos estamos de acuerdo en la grandeza de Miguel Hernández y me parece muy oportuno el comentario de mi estimado amigo Fernando.
    Núria: siempre tendrás un rinconcito en este blog y aquí siempre te estaré esperando.
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por compartir la belleza y la nostalgia.

    ResponderEliminar
  11. Felipe:

    No tienes nada que agradecer, sólo me hace feliz tú presencia en esta bitácora y tu sensibilidad de poeta.
    Bienvenido siempre.

    ResponderEliminar
  12. "Es tu risa la espada
    más victoriosa,"
    A pesar del hambre y la pena impuestas por los injustos el poeta redime la pureza de la vida en una cebolla, en un niño y una mujer unidos por la risa. Esa es la grandeza de la poesía y la base de la existencia.
    Merecido y grande homenaje al poeta y a la poesía con tu edición y tu poema.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  13. Me encanta como se expresaba Miguél Hernández, y su Nana de la cebolla, especialmente.
    Con la mirada fija en la hambruna del momento, resalta la figura de la mujer que tan desinteresadamente da su propio cuerpo para alimentar a sus hijos.
    Es precioso el tema y el poema.
    Para mi, la Nana de la cebolla, y la Elegía a Ramón Sijé, son dos pilares fundamentales en la literatura española de esa època.
    Gracias por traerlo. Un beso amigo.

    ResponderEliminar
  14. Arriagada y poema, es igual que Visconti y Andate, es decir, cervezas al salir de la universidad

    Un saludo desde esta cálida tierra

    ResponderEliminar
  15. "Poema de sangre y de hierro,
    estrella de las noches oscuras"
    Esa era y seguirá siendo la esencia del gran Miguel Hernández como tú de manera extraordinaria rindes homenaje con la voz poética en toda su magnitud.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Dilman, Duna, Carmensabes:

    La grandeza de Miguel Hernandez nos maravilla y nos une en nuestro asombro por el gran "Pastor de Orihuela". Gracias a ustedes por sus palabras para mi obra poética.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Francisco:

    Y por ser tan cálida esa tierra más apetece una cerveza fría al lado de uno o más amigos, esos que hacen posible la posibilidad de la vida.
    Un abrazo Poeta de la Ciudad de la Eterna Primavera!!!!

    ResponderEliminar