Paisaje de verano del municipio de Lysekil, Suecia. Fotografía cortesía de Rosario Zúñiga D.

Paisaje de verano del municipio de  Lysekil, Suecia. Fotografía cortesía de Rosario Zúñiga D.
Paisaje de verano del municipio de Lysekil, Suecia. Fotografía cortesía de Rosario Zúñiga D.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 16 de enero de 2011

Por esas calles desoladas de diciembre

Los fantasmas de la soledad


Por esas calles desoladas de diciembre


Por esas calles desoladas de diciembre
camina el frío como un fantasma insoportable,
una alfombra nívea cubre las calles sin vida,
el silencio es un mazo que agobia a la razón.

Por esas calles desoladas de diciembre
se desliza un séquito de palabras reprimidas;
el individualismo es un témpano de hielo,
parece el espejo surrealista del dolor y la ironía.

Por esas calles desoladas de diciembre
se duermen los dolores de la historia;
la boca está muda de palabras necesarias,
la conciencia tirita agobiada por la farsa.

Por esas calles desoladas de diciembre
se petrifica la carne y sus deseos,
el alma gime escondida en una calle,
dos besos, un abrazo y una lágrima de hielo.


Gustavo Figueroa Velásquez
©










9 comentarios:

  1. Por esas calles Gustavo, he andado y sigo... un saludo hermano.

    ResponderEliminar
  2. Gustavo, amigo y poeta, no tenemos más remedio que transitar, unas veces por las calles heladas, otras por el camino definitivo, ese sí, absolutamente frío. Pero somos ahora, en este momento,seres vivientes de sangre caliente y un alma llena de esperanza. Transitemos juntos por este inexplicable y angustioso camino. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gustavo,

    A veces no tengo palabras, sólo lágrimas...
    Decirte que me emociona leerte, no es nuevo, te lo digo casi siempre.
    Frío, silencio, palabras reprimidas, individualismo, dolor e ironía, la farsa... palabras clave para una buena descripción de la situación. La magia de tus ojos, de tu mente y de tus manos las sitúa en cada frase formando un hierro incandescente que quema las conciencias... pero con esa musicalidad que caracteriza tu manera de contar las cosas, suave, con afecto, con ternura, con un llanto interior que no termina, y se va metiendo muy adentro como la canción que hoy nos dedicas.

    Dos besos, un abrazo y una lágrima (sin hielo).

    Mariola
    PD. Estoy algo estresada con los estudios, por eso no he venido todo lo que hubiera querido. Te leí, pero a veces no puedo, no tengo tiempo, y se me parte el alma cuando te fallo... lo siento. Te adoro.

    ResponderEliminar
  4. La desolación creo es uno de los sentimientos más desoladores precisamente... terrible, una sensación que es más que la pena, una pena sin lágrimas, sin fe ni esperanza. Es tan sólo la sensación de pérdida y un tremendo cansancio vital. En el poema es interesante como la desolación se coloca afuera del hablante, sin embargo, al leerlo la desolación interior se adueña de todo, como una doble presencia en el texto.
    Gustavo querido, tú también eres una persona muy bella.
    Mi cariño chileno para ti!

    ResponderEliminar
  5. Convertir esas calles en una cálida esperanza que nos lleve a refugiarnos de los permisos que la fría incompesión nos deja.

    Solo nos queda liberarnos!

    ResponderEliminar
  6. "No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
    No dejes de creer que las palabras y las poesías
    sí pueden cambiar el mundo.
    Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
    Somos seres llenos de pasión.
    La vida es desierto y oasis.
    Nos derriba, nos lastima,
    nos enseña,
    nos convierte en protagonistas
    de nuestra propia historia.
    Aunque el viento sople en contra,
    la poderosa obra continúa:
    Tu puedes aportar una estrofa.
    No dejes nunca de soñar"

    Walt Whitman

    Un fuerte abrazo Gustavo

    ResponderEliminar
  7. Hola Gustavo y no hay mas que caminar por esas calles. Un placer caminar por tus letras Gustavo. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  8. Hay días que somos tan lúgubres tan lúgubres...
    que ni dos comprimidos de piernitina como los recetados en los poemas anteriores levantan el ánimo.
    Esperé que la muchacha del vídeo se quitara la blusa y me quedé esperando ja ja ja.
    Un abrazo Poeta!!!

    ResponderEliminar
  9. Jose Joel Rios:

    Seguir por esas calles es una buena manera de encontrarse a si mismo.
    Saludos.

    Estimado Fernando:

    Celebro tu comentario y lo valoro grandemente.
    Un abrazo.

    Mariola:

    Tus palabras me emocionan, la manera como has aprendido a conocerme a través de mi poesía y después plasmarlo con tus letras es algo maravilloso porque se corresponde con lo que yo soy.
    Por favor no te estreses, relajate y si un día no puedes escribir tu siempre apreciado comentario, yo sabré entenderlo aunque te extrañe.
    Un beso.

    Eva:

    Nos regalas una profunda reflexión sobre mi poema y no podía ser de otra manera viniendo de tu genio.
    Un beso compatriota.

    Penélope:

    Así es...sólo nos queda liberarnos y abrazarnos en el momento de la belleza y ela amor. Lo demás es sólo la decadencia.
    Un abrazo.

    Mariani:

    Hermoso y enaltecedor comentario usando un increíble poema de W. Whitman.
    Si "somos seres llenos de pasión.
    La vida es desierto y oasis.
    Nos derriba, nos lastima,
    nos enseña,
    nos convierte en protagonistas
    de nuestra propia historia..."

    Un abrazo Compañera Bolivariana.

    Poetiza:

    Esas calles son también los constantes cambios en los estados de ánimo del Ser.
    Un beso.

    Dilman:

    Cuando llegue el tiempo de la vendimia, de los buenos vinos y las mejores viandas, tendremos el ambiente propicio para desterrar lo lúgubre y abrir las puertas a lo dionisiaco.
    Un abrazo mi querido hermano!!!

    ResponderEliminar