Casa colonial en adobe, manzana 81, Casa Coral en El Cerrito, Valle, Colombia. Fotografía tomada d

Casa colonial en adobe, manzana 81, Casa Coral en El Cerrito, Valle, Colombia. Fotografía tomada d
Casa colonial en adobe, manzana 81, Casa Coral en El Cerrito, Valle, Colombia. Fotografía tomada de Wikipedia Commons de Diego Carrejo Murillo


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Vagabundo

Noche estrellada sobre el Ródano - Vincent Van Gogh

Días sin regreso
(Poema tomado del libro Carta para un hombre
en el crepúsculo)

Cómo decirte que este
color de mar
matiza los pensamientos.
Días sin regreso que se pueden perder
en un amanecer de angustia.
La mariposa me contagia su candor,
quiero gritarle al mundo las rutas
del horizonte,
y pintar de magenta el día domingo.
Vestirme de noche,
y visitarte en la madrugada.
Llevar conmigo una estrella,
y salir a recorrer el mundo.
Saborear el salmón que abandonó el mar
con un vino añejo,
llenar con nuestras risas tu silencio
y mirarte por el humo del cigarrillo.
Conversar de Lenin, van Gogh, el Ché Guevara,
y dejarlos en paz por las próximas horas.
Escuchar a Vinicius con su pasión,
recordar las hojas muertas en francés
y recibirte.
Una rosa en la salida sin rumbo,
vamos embriagados de nuestra historia,
de nuestras vidas.
El amor y este momento,
luego otra noche,
quizás otro lugar.
En la distancia
y con esta ausencia,
la saudade de tu amor.

Lyda Cristina López
©

Mujer con violín, pintura de László Gulyás 
(Budapest, Hungría)

 Vagabundo

Vagabundo en la noche escandinava,
asalto el silencio con un beso predecible;
tu voz se ha quedado dormida en tu garganta
y yo soy el vuelo de un pincel sobre tu piel.

¡Vagabundo, si, vagabundo...sólo eso!
Vagabundo en el verso  de tus senos,
errante solitario en el poema de tu espalda,
soñador encarcelado en el fondo de tu alma,
perito en despertar tus íntimas pasiones.

Vagabundo en la noche escandinava,
mientras el silencio se hace uno con el viento,
me hago fortaleza en el instante inaplazable de tu cuerpo,
un oleaje marino acudiendo a tu cintura enloquecida,
la luz de la luna como una oda por tu cuerpo.

Vagabundo en la noche escandinava,
asombrado ante la pureza de tu piel,
pienso y te proclamo como el alma vital de estos días,
la aurora boreal más cercana al fuego de mi carne.

Gustavo Figueroa Velásquez
©
Juan Manuel Serrat - Vagabundear


11 comentarios:

  1. vagamundo que no vagabundo :D
    me ha parecido tu poema Gustavo
    el camino es largo y sinuoso, hay tanto que descubrir
    que nos falta vida y carne para gozarlo

    buen comienzo de semana
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. elisa:

      Mientras tanto seguiré gozando de lo que descubro.
      Recibe un abrazo y felicidades para esta semana que comienza.

      Eliminar
  2. El poema de Lyda Cristina me ha gustado mucho. Destacaría muchos versos, casi todos, pero por citar algunos me han llegado especialmente los siguientes:
    "Días sin regreso que se pueden perder
    en un amanecer de angustia.
    La mariposa me contagia su candor,
    quiero gritarle al mundo las rutas
    del horizonte,"

    En cuanto a tu poema, una vez más transmites pasión en tu escritura: se palpa, se siente y envuelve al lector en ella. Tus letras se alían con la sensualidad y sea cual sea el estado anímico que describas siempre asoma ese fuerza motriz, imparable, esa ofrenda permanente a la mujer amada.
    Hay un verso que se me ha quedado grabado:
    "asalto el silencio con un beso predecible".
    Me parece una imagen muy hermosa.

    Un placer llegar hasta este corazón cálido que es tu blog en medio de la fría Suecia.

    Un beso, querido Gustavo.

    ResponderEliminar
  3. Hermosos poemas con excelentes obras Gustavo!!!

    ResponderEliminar
  4. ...y yo soy el vuelo de un pincel sobre tu piel... Que hermoso Poeta son los versos que acaba de publicar, inicio mi saludo con su verso por que es tremendamente impactante, sutil, delicado es de una saudade increíble!! gracias nuevamente por nutrirnos el alma cada semana con su poetizar. Un saludo a todos los amigos que conectan através de este blog, en fraterno cariño. un abrazo fuerte y FELIZ COMIENZO DE LA NAVIDAD!!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Serrat, así que es un perfecto colofón a esa hermosura de poema hacia tu amada.
    El primero no puede ningunearse, porque también es de gran belleza.
    Un placer como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Esa cintura enloquecida no solo zarandea y sacude esas carnes vagabundas si no que también hace temblar las olas marinas y hasta la misma luna.
    Qué poema el de Lyda Cristina.
    La poesía se extiende y expande vigorosa y majestuosa!!!
    Abrazos Poeta!!!

    ResponderEliminar
  7. Me gustó este vagabundear a capella, porque fue muy agradable
    escuchar la voz femenina de Lyda y la tuya, dos variaciones sobre un mismo tema, bueno y redondeado con Joan M. Serrat.

    Un abrazo y muy buena semana, Gustavo. Y gracias por tus felicitaciones en casa.

    ResponderEliminar
  8. Que poemas más lindos compañeros. Y la foto es preciosa. Volviendo al poema, todos deberíamos vagar por esos mundos pero sin pasar penurias. ¿No te parece que sería muy bonito?-

    Un fuerte abrazo Gustavo

    ResponderEliminar
  9. Hermosos poemas donde leo la enorme delicadeza de Genghi y el heroismo propio de los samurais....como que salido de un hondo comun: el tragico sentimiento de como la vida es fugacidad y transitoriedad...por eso la vida pide mas poetas y poetisas, seres destinados al sacrificio (?) y aquella vision de la existencia atemporal? intemporal? ...no lo sé....quizás una mezcla de las dos....

    Imposible imaginar los politicos, los hombres de marketing, los comerciantes, o se compararan con un pino solitario, una caracola, o a las hojas caidas de los arboles en otoño...o hablar del desespero y agonia de la inestabilidad de la existencia..... el poeta se identifica con las fuerzas de la Naturaleza, les canta, les exalta, les asume, como si se hiciesen parte intrinseca de sus genes....con alegria, si...pero también tantas dudas y a veces algun sufrimiento.... ! pero con el heroísmo de que te hablaba en principio.

    Pués mi Querido Amigo, estos poemas los considero un himno à los poetas que ofrecen en lo cotidiano su entusiasmo, su saber, su vision unica y bien hacer de la vida, los que trasmiten BELLEZA Y ESPERANZA Y LA REALIDAD de lo vivido y de lo que habrá de ser....en cada metáfora un grito de amor a la esencia de la vida....

    Te quiero, Poeta!!!!.

    ResponderEliminar
  10. El poema que tares a colación de Lida cristina, bien lo dice, y que mejor que la cita a Vinicius, es una saudade de amor: y ese vagabundo de amor, de tus versos, maestro Figueroa, erotismo amoroso y sutil, "vagabundo de los versos de tus senos", vagabundo de todo su cuerpo de mujer. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar