El gran meandro del río Colorado, en el Gran Cañon, Estados Unidos - Foto tomada de cdn.traveler.es

El gran meandro del río Colorado, en el Gran Cañon, Estados Unidos - Foto tomada de cdn.traveler.es
El gran meandro del río Colorado, en el Gran Cañon, Estados Unidos - Foto tomada de cdn.traveler.es


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 2 de noviembre de 2014

¡Ay, muerte!

Queridos amigos de Contrastes, ya ustedes conocen el blog de mi amigo, el Poeta español Fernando Jiménez-Ontiveros Solís y, de seguro han leído su muy bien lograda poesía; pues bien, esta semana reproduzco en mi página uno de sus sonetos que Fernando publicó recientemente y al cual le hice un comentario que resultó ser un poema (sin proponérmelo pero sí con mucha conciencia sobre lo que escribiría sobre el soneto de mi amigo).
Les recuerdo el enlace al blog de Fernando:



Este poema está, entonces, y lo hago con mucho afecto, dedicado a mi amigo y Poeta Fernando.

El silencio, acrílico y espátula. 
Obra del pintor colombiano Phanor León (1944 - 2006).

La muerte en mi poesía

He pensado en la muerte y he evitado
llamarla en mi poesía, mas no puedo
resistir su certeza y tengo miedo
de que ella venga y sea yo el llamado.

Para evitar que llegue hasta mi lado
como poeta intento hablar muy quedo,
eludir que descubra mi remedo
y acabar para siempre silenciado.

¡Mas, qué hacer! será el inevitable
punto final de mi olvidada historia,
imprevisible “tee” de mi carrera.

Ese frágil momento insuperable
Será el sueño que guarde mi memoria
En el futuro mundo que me espera.

Fernando Ontiveros-Ontiveros S.
©

Heliconias, óleo sobre lienzo 
del pintor colombiano César Santafé.

¡Ay, muerte!
(A Fernando Jiménez-Ontiveros Solís)

Que la muerte no nos atormente
y que la vida sea nuestro faro
pues en la noche oscura de la parca
estaremos desafiando la tormenta.
Y si por algún acaso y sin aviso
nuestras vidas se balancean en el abismo,
ha de saber la muerte socarrona
que le entregamos nuestras vidas
con la dignidad de haberla vivido
entre el amor de una mujer
y un soneto escrito para ella.
¡Ay, muerte, te llevarás un cuerpo inerte,
pero no su felicidad por lo vivido!

Gustavo Figueroa Velásquez
©

Ivette Cepeda de Cuba - El sol no da de beber.

26 comentarios:

  1. La muerte siempre sera temida y nunca esperada...aunque es lo unico que tenemos asegurado en esta vida.... misterios sin revelar.

    Hermosos poemas que nos dejas hoy querido amigo Gustavo! Leyendoles, pareciera que el temor o el miedo a la muerte se disipara, pues es una entrega hermosa lo que reflejan estos hermosos poemas...

    Felicidades a tu amigo poeta Fernando y por supuesto a ti....

    Besos caqribeños para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada India:

      Gracias por tu presencia en Contrastes y por tu opinión que siempre es bien recibida.
      Recibe un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Un duo magnífico el de ambos. Si hermoso es el soneto de Fernando, se alza tu poema a su lado como un canto a la vida, que la muerte no ha de ganarnos mientras estemos aquí, en pie viviendo, escribiendo y amando.
    Felicidades a los dos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Isabel:

      Fernando estará muy agradecido por tu opinión al igual que lo estoy yo y que viniendo de una poeta como tú pues, de verdad, que estimula mucho.
      Recibe mi abrazo.

      Eliminar
  3. Creo que quedará encantado con tu réplica a su soneto, a esos versos temerosos de la dama oscura que se aleja con tus versos de luz.
    No conozco este poeta pero voy a hacerlo ahora mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel:

      Espero que ya hayas visitado a Fernando porque es un Poeta que bien vale la pena leer.
      Gracias amiga mía por tu visita que siempre la aprecio mucho.
      Besos.

      Eliminar
  4. Felicidades a los dos, y que la muerte nos espere por muchos años.

    Un abrazo Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa:

      Ojala así sea amigo mío y que la vida nos sea siempre una continua fiesta.
      Recibe un abrazo.

      Eliminar
  5. Es un hermoso poema y bella dedicatoria.
    La fuerza de los versos trascienden, resaltando la inmensidad de la vida
    Cordial abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina:

      La vida por encima de todo y hay que vivirla intensamente, para eso la tenemos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El temor a la muerte, en el soneto del maestro fernando, que no quisiera mentarla en su poema, y en tuyo ese entregarla la vida, en la satisfacción de haber vivido. Hay de aquel que solo haya vegetado. La vida es para vivirla, porque con Sartre somos sujetos de acción. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Augusto:

      La vida es eso y hay de quien no la viva. Admiro mucho tu opinión!
      Un fuerte abrazo Maestro.

      Eliminar
  7. La Parca, la Doña,Catrina: sea el nombre por el que la nombremos, no deja de estremecernos y más cuando se ama la vida con todas sus consecuencias.

    ¡-Felicitaros a los tres!. Lo de tres va:porque mientras leo estos bellos poemas lo hago acompañada de esta voz privilegiada .La de tú hija; Sílvia Patricia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bertha:

      No hay que temerle tanto a la muerte y si a no vivir la vida teniendo el privilegio de tenerla.
      Mil gracias por tu opinión sobre mi hija...cómo me llena de contento!
      Mil gracias por tu presencia en Contrastes.

      Eliminar
  8. Bello poema el de Fernando y hermosa réplica la tuya. Y...¡exacto! la muerte se llevará simplemente nada. Lo vivido queda en nuestro espíritu. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga Margot:

      Gracias amiga mía por compartir lo que expongo en mi poema y celebrar el de Fernando.
      Recibe mi abrazo.

      Eliminar
  9. Gran conjunto lleno de sensiblidad... Qué la muerte no se lleve la esencia de poesía..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmensabes:

      Celebro tu regreso a Contrastes y tu opinión siempre sabia. Qué bello eso de que ¡la muerte no se lleve la esencia de la poesía!
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. La muerte asì como la suerte no buscamos ni tampoco evitamos, ellos vienem a nosotros.El importante es estar en el presente...
    Gracias por compartir el bello poema, Gustavo.
    Saludos desde Brasil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina:

      La muerte es algo que no podemos evitar y, en ese sentido, me parece que no debe angustiarnos ese tema y sí debemos procurar vivir la vida de la mejor manera posible.
      Saludos desde Suecia para ti y para todo la gente increíble de Brasil.

      Eliminar
  11. A pesar de ser un prosista confeso, básicamente por mi incapacidad para unir dos versos con buen gusto, puedo darme cuenta cuándo un poema es bueno, creo que has hecho muy bien en mostrarnos a este artista, ya que no sólo nos lo haces conocer, sino que también muestras tu altruismo, eso es maravilloso.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto:

      Vaya que eres un prosista de categoría!!! quienes te seguimos damos fe de eso y lo haces con lujo de detalles.
      Estimado amigo, cuando me decidí a publicar mi poesía a través de un blog decidí, también, que en él publicaría la buena poesía de otros poetas. La poesía, a mi juicio, está viva y son muchos los seres humanos que quieren leerla.
      Tuve la inmensa fortuna de conocer personalmente a Fernando y te aseguro que, además de ser un estupendo poeta lo es, también, como ser humano.
      Humberto, mil gracias por tu visita y comentario que aprecio mucho.

      Eliminar
  12. Gustavo, qué belleza de entrada, amenizada por la fantástica voz de Ivette Cepeda.

    Los dos poemas me han gustado mucho, visitaré el blog de tu amigo Fernando -que no conocía.
    Al hilo del tema que aquí ocupa, traigo un poema de Algernon Charles Swinburne:

    Ruega que tus días sean largos antes de la muerte
    y llenos de placer y majestad;
    ya que en la muerte
    no hay comodidad ni tampoco progreso ulterior,
    ni podrás entonces levantar la vista y ver amanecer el día,
    ni la luz en la tierra adonde vayas.
    Vive y llénate de los días,
    y muere cuando te llegue el día;
    y no hagas mucho caso de la muerte
    para que en tu día no coseches ninguna maldad.

    Gracias,
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milena:

      Antes que cualquier otra cosa quiero darte la bienvenida a Contrastes y agradezco grandemente tu opinión sobre la poesía de Fernando y la mía. El poema que me has dejado está, como tú misma lo dices, en la línea de los poemas que Fernando y yo hemos escrito.
      Amiga, vuelve cuando quieras que esta es tu casa.
      Un abrazo.

      Eliminar