Catedral de sal de Zipaquirá, Colombia. Foto tomada de internet.

Catedral de sal de Zipaquirá, Colombia. Foto tomada de internet.
Catedral de sal de Zipaquirá, Colombia. Foto tomada de internet.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 30 de agosto de 2015

La vida y la muerte


Aquí algunos de mis inolvidables compañeros de La Unión Patriótica 
que fueron asesinados (fueron más de 5000) por querer una Colombia en paz, con justicia social y libertad.

La vida y la muerte

No me ha trasnochado la muerte
y la vida siempre me ha despertado,
soy la metamorfosis de un ser humano
convertido en un bastísimo océano
con mareas altas y mareas bajas
y un fondo abismalmente profundo
para albergar  la vida y la muerte.
He vivido largas noches de insomnio,
He reído en la cuerda incomprensible de los sueños,
intenté el vuelo de mi propia libertad
y la muerte me pintó una cruz intolerante
allá donde los ríos son de sangre de inocentes
y las mariposas amarillas palidecen en Macondo.
La vida y la muerte son dos valijas,
una tiene el peso ligero de la luz,
la otra es pesada como el dolor del alma rota,
ambas viajan conmigo disputándose mis días:
es el pulso entre ser y desaparecer sin ser.

Gustavo Figueroa Velásquez
©

Arte contemporáneo y globalización. Dirige: el docente, ensayista, filósofo 
y poeta colombiano Carlos Fajardo.

 Rabdos y Focalor produciendo un eclipse. Acrilico sobre lienzo.
Obra de Alejandro Obregón (Colombia).

Poesía Por Siempre. 
Dirige: la Poeta colombiana Jenny Cabrera.

Rain`s rustle - Óleo sobre lienzo del pintor bieloruso 
Leonid Afremov. Tomado de afremov.com

Llovía

Llovía, llovía sobre la ciudad,
esa lluvia pertinaz
era yo quien lloraba sobre ti,
quería que me sintieras
en la desnudez de tu piel,
en el beso carmesí de tus labios,
en la caricia nívea de tus manos.
La lluvia, mis lágrimas,
la ciudad era tan gris
como el alma gris
que llora soledades
y tú, amor, tiritabas
como aquéllos árboles
testigos de inviernos otoñales;
era tu cuerpo delgado
el depositario de todas mis pasiones
y hasta de mis lágrimas
que eran y son lágrimas de amor.
Llovía sobre aquéllas calles desoladas
y llovía sobre ti...
Después fui tu café.

Gustavo Figueroa Velásquez
©
Fausto de Colombia - Soñando con el abuelo.

20 comentarios:

  1. De principio, impresiona la imagen con las caras de los asesinados. La indignación se apodera del ánimo en un segundo. A continuación, el poema que sigue estremece.
    La vida es injusta, qué duda cabe. Tú, con tu actitud comprometida lo denuncias y tus versos se llenan de dolor, de ese dolor tan consustancial al ser humano cuando contempla las atrocidades.
    «Llovía», un poema más íntimo impregnado de cierta nostalgia, esa nostalgia que nos depara la lluvia.
    Magníficos ambos.
    Un abrazo, querido Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dices muy bien mi admirada Isabel; todos esos rostros, muchos de ellos conocidos los conocí personalmente, son la evidencia de la barbarie de un Estado criminal, único en el mundo, en borrar las nuevas ideas mediante el asesinato, la tortura y la desaparición. A veces, claro, los recuerdos me vienen a la memoria y la rabia aflora, de alguna manera, a través de algún poema como el que presento en esta edición.
      Llovía es, digamos, el contraste al primero y aunque hay nostalgia hay esa reminiscencia bella e inolvidable del amor.
      De nuevo agradezco tu fidelidad a Contrastes y tus excelentes aportes.
      Recibe un gran abrazo.

      Eliminar
  2. El dolor, la rabia, la vida y la muerte en tu primer poema, y luego la suave caricia de la lluvia... al igual que el nombre de tu blog: Contrastes que tan sólo la poesía puede regalarnos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa:

      Lo dices muy bien y nada más que agregar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Dolorido, encarnado tu primer poema, maestro. Porque viviste tan duros momentos para un partido, que se fugaba de la tradición nefasta de corrupción, de repartija del poder, de entrega del país al capital transnacional, de los sueldos de hambre, de las diferenciaciones de clase: La Unión patriótica. Lo diezmaron, y hubo que protegerse, el éxodo, camine que emprendiste. Dos realidades: muerte y vida, o vida y muerte.Contraste como el título de tu blog.
    El segundo poema, la esperanza, el amor, a pesar de lo gris y la lluvia. Amor dolorido. MI abrazo a aprecio. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Fueron días de zozobra, de desazón, de rabia y de sentir la muerte muy cerca; esos días aciagos, son los mismos hoy en día para otros luchadores en Colombia...siguen los mismos con las mismas, la misma farsa y los medios de comunicación desinformando, manipulando a un pueblo que no despierta.
      Espero que un día llegue la más gloriosa primavera en donde, por fin, Colombia y su gente, renazcan con otra mentalidad civilizada, amante del progreso y de la paz, un país sin ladrones de cuello blanco y en donde la gente tenga un trabajo digno sin necesidad de estar detrás de un politiquero de pacotilla.
      Recibe un fuerte abrazo mi estimado Maestro.

      Eliminar
  4. Dos poemas preciosos.

    Te digo que en Guatemala sucedió lo mismo que en tu Colombia. 36 años de lucha sin cuartel en dónde murieron miles de compañeros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pluma Roja:

      Si, efectivamente, supe de ese trágico momento de tu país y actualmente de la corrupción que ha llevado a la destitución del presidente de Guatemala.
      Saludos.

      Eliminar
  5. "la Cruz terrible que te ha tocado cargar" amigo poeta....

    ResponderEliminar
  6. el poema de la lluvia suma intensidad......

    ResponderEliminar
  7. El primer poema es triste y desgarrador por esas personas y compañeros que perdieron la vida. Y el segundo con esa lluvia y lágrimas de amor siempre es esperanzador .

    Fuerte abrazo Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa:

      El primer poema es un escape a la rabia y el dolor que se acumulan en determinados momentos cuando la memoria le recuerda uno la historia aciaga de un país que ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
      El segundo es eso, esperanza y fe en el amor.
      Bienvenido compañero después de tus felices vacaciones en Moscú.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Mucha tristeza he sentido al leer el primer poema y ver las imágenes de tus compañeros de lucha. No puedo abstraerme de recordar lo ocurrido en mi querido país. Treinta mil desaparecidos, niños robados ...etc. fue el resultado de una de las más sangrientas dictaduras latinoamericanas. Aunque parezca mentira todavía quedan los que anhelan esos "otros tiempos" . Hoy vivimos en democracia gracias a Dios, pero es una democracia todavía joven que debemos cuidar día a día, lo peor que puede pasarle a un pueblo es perder la memoria.

    La lluvia limpia, suaviza la nostalgia y transporta a dulces recuerdos, es bendita y tu poema así nos lo trasmite. Muy bello como siempre.

    Besos desde el Sur y gracias por tu compañía querido amigo.
    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rembrandt:

      Leyéndote me he dado cuenta que tú eres uno de esos seres que tienen el cerebro bien puesto y una memoria que no olvida. Lo que dices aquí es una clara muestra de lo que el fascismo ha hecho y sigue haciendo en tu país, en Guatemala, en Chile, Brasil, Colombia. Yo hice una opción de lucha al lado del pueblo colombiano y latinoamericano, siempre estoy de ese lado y moriré sin darle concesiones a esa derecha criminal que gobierna al mundo. La lluvia lava y nos alivia, nos deja en un estado de reencuentro con lo mejor de la vida para no morir de desazón.
      Besos desde el Norte y gracias a ti también por tu cercanía.

      Eliminar
  9. El amor y la muerte van de la mano inexorablemente y tú poeta, las has dibujado con el peso que le corresponde a cada una. Un gusto volverte a leer. He estado participando en festivales y en el Parlamento Nacional de Escritores de mi país. Ultimando lo del segundo libro para este fin de año y por todo esto un poco abandonado el blog, pero aquí sigo.
    Un abrazo muy fuerte desde Barranquilla con 38 grados y un calor que nos quiere derretir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana:

      Pues me alegro muchísimo por esa intensa actividad cultural en la que está inmersa. Por supuesto que te he extrañado en esta casa.
      Recibe mi abrazo y pronto iré a visitarte.
      Recibe mi abrazo desde Gävle con 15 grados.

      Eliminar
  10. Querido Gustavo

    Leo tu primer poema con esa imagen grabada en al retina, como esa agua de río que se adivina entre tus versos teñida de escarlata , y mientras tu equilibras los sentires que mitigan la pena con un poema de lluvia bendita ..
    bendito tú y tus contrastes siempre intensos y repletos de vida
    un beso y un abrazo siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piel:

      Sé que eres sensible y solidaria y que has captado el efecto visual y poético que intento dar a mis lectores. Esos fueron y son momentos dolorosos en un país en donde la farsa reina y el odio galopa día a día.
      Gracias amiga mía por tus palabras que me llegan al corazón.
      Te abrazo.

      Eliminar