Paisaje de verano del municipio de Lysekil, Suecia. Fotografía cortesía de Rosario Zúñiga D.

Paisaje de verano del municipio de  Lysekil, Suecia. Fotografía cortesía de Rosario Zúñiga D.
Paisaje de verano del municipio de Lysekil, Suecia. Fotografía cortesía de Rosario Zúñiga D.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

lunes, 3 de agosto de 2015

Te perdiste

Programa "Poesía Por Siempre". Directora: Jenny Cabrera.

El horror de las bombas atómicas usadas por Estados Unidos 
sombre Hiroshima y Nagasaki, Japón. 
Foto tomada de RTV de España.

Te perdiste


Te perdiste igual como viniste,
por el mismo camino
incomprensible del destino,
como la ola marina que viene
hasta la playa y se recoge,
como el viento que acaricia
y en un instante se retira.
Te perdiste en la búsqueda
obstinada de ese yo
tan narcisista y mentiroso,
en la decadencia del tinglado
en ruinas de la gran civilización,
en el acertijo burlón e indescifrable
de los almanaques de la historia.
Te perdiste igual como viniste,
enredada entre glorias y medallas,
con sueños melifluos de grandeza,
en el inquietante y postizo mundo
de las vidrieras y la diplomacia;
te perdiste, caricatura de la vida,
entre el brillo inequívoco del día
y la noche  única e infame
de todos los siglos masacrados.
Te perdiste, ¡oh, civilización humana!

Gustavo Figueroa Velásquez
©

Joan Manuel Serrat - Pare (Padre)

16 comentarios:

  1. Bellísimo!..... Amigo Gustavo, hablas de traiciones, de desgarros, hipocresía, pisando cabezas, así lo entiendo yo. Un placer leerte amigo. Que tengas una hermosa semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andy:

      Justamente de eso hablo y lo has entendido muy bien. Gracias por venir y acompañarme en Contrastes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cuando no se entiende que el mundo es una construcción de todos, que existe el otro,tan humano como yo, viene la egolatría, y tras ella el narcisismo, que impele al trepador y arribista. UN abrazo, amestro, siempre un placer leerlo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Justamente uno de los males que aqueja al mundo es el egoísmo que impide que valoremos y nos acerquemos al otro quien es, como todos, parte de una sociedad multicultural. Los egoísmos y los narcisismos nos hacen perder el punto de encuentro con la realidad objetiva e histórica del desarrollo de las sociedades en las que vivimos.
      Un abrazo, apreciado maestro.

      Eliminar
  3. Me pregunto querido Gustavo en que momento comenzamos a deshumanizarnos , tal vez en el mismo instante en que tomamos conciencia de ello y comenzamos a creernos unos seres superiores,
    Tu poema es hermoso , aunque .... duela
    Mis mejores deseos para ti envueltos en un gran abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piel:

      Yo no sé si en el momento en que surgen las ideologías, las diferentes interpretaciones de la historia y de la humanidad, yo no sé si es justo allí, cuando comenzamos a perder el camino de la armonía y la fraternidad humanas; hoy en día, en el mundo globalizado en el que vivimos, nos han impuesto una serie de estereotipos y de seudo valores éticos y morales que nos están conduciendo al egoísmo y al erosionamiento total de la raza humana y, es justamente eso, lo que trato de reflejar en mi poema.
      Recibe mi gran abrazo.

      Eliminar
  4. Ciertamente se perdió y se perderá más.

    Bello poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pluma Roja:

      Completamente de acuerdo contigo.
      Gracias por tu visita.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Esperemos que nos re-encontremos en el amor...

    Un abrazo, Gustavo

    ResponderEliminar
  6. Profundo, elegíaco, palpitante. Sin duda, un poema que sacude con sus versos que encierran verdades como puños.
    Pero creo que la humanidad siempre ha andado perdida. Debe ser cosa de nuestra naturaleza. Somos capaces de los mejor, aunque también de lo peor, de lo más horroroso. Menos mal que nos quedan reductos de belleza y seguimos siendo capaces de elevarnos en el arte.
    Un grandísimo abrazo, Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel:

      Menos mal, mi querida amiga que, como tú misma dices, nos quedan reductos de belleza y el arte nos salva de la hecatombe.
      Gracias, Isabel, por tus elogiosas palabras en relación a mi poema.
      Recibe un inmenso abrazo.

      Eliminar
  7. A pesar de todo sigo creyendo en la humanidad. En los que día a día luchan por un mundo mejor comenzando por los que han ofrendado su vida por ello. Quizás sea de las que permanentemente creen que las utopías pueden ser posibles.
    A lo mejor lo mío sea auto convencimiento y nada más , pero la ilusión de que no todo está perdido no me lo quita nadie.
    No ignoro que hay muchos que andan "perdidos" por la vida pero sigo pensando que son los menos, el tema es que hacen mucho ruido y parecieran más.
    Me gustó mucho tu poema porque nos hace reflexionar sobre un tema que a todos nos concierne, nos es inherente.
    "Hombre soy; nada humano me es ajeno". Publio Terencio Africano

    Besos desde el Sur estimadísimo Poeta.
    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rembrandt:

      Querida amiga, también como tú, creo en que un mundo mejor es posible, que con nuestra fuerza y sabiduría podremos hacer realidad el mundo de las utopías. Para luchar, tenemos que estar convencidos de las razones que nos llevan a ello y para qué luchamos. Coincido contigo plenamente pero, a veces, como todo ser humano, siento que la desazón y la desesperanza me invaden.
      Fantástica la cita que me dejas aquí de Publio Terencio Africano.
      Querida amiga, mil gracias por no abandonarme y por tus sabios y bellos aportes a Contrastes.
      Besos desde el norte escandinavo y estival, admirada amiga mía.

      Eliminar
  8. Tal parece que los egoístas y pendencieros van ganando la partida, si embargo, el juego continua y aún nos quedan esperanzas de poder alcanzar un resultado favorable... no podemos cambiar la dirección del viento, pero podemos orientar la velas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael:

      Me ha gustado mucho tu comentario y lo suscribo.
      Un abrazo.

      Eliminar