Wengen, Suiza. Foto tomada de internet.

Wengen, Suiza. Foto tomada de internet.
Wengen, Suiza. Foto tomada de internet.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 8 de mayo de 2016

Amar amando

I sanden (en la arena) - Óleo de Anders Zorn 
(Suecia 1860 - 1920).

En la intimidad de la noche


En la intimidad profunda de la noche
te haces gigante de besos y  flama;
un halo de luz te dibuja medio cuerpo,
un desliz de sombra lo teje completo,
y entre la sombra y la luz de luna
emerges sensual ante mi asombro!
Eres un vuelo infatigable de  belleza,
el resplandor de la verdad hecha silueta,
un ritual feliz cuando la noche es intensa .
De tu boca se desgranan las palabras,
son como el agua cristalina y fresca,
son el verbo proclamando acción,
un substantivo tibio en la humedad,
un adjetivo contorsionándose en espasmos.


Gustavo Figueroa Velásquez
©

Afternoon dip - óleo del pintor sueco Ivar Kamke 
(1882 - 1936).

En tu cuerpo de seda


En tu cuerpo de seda, caricia de miel fresca
tiene la música un aire de bolero cadencioso;
en él hay un espacio fértil de trigo y cosecha,
es una fiesta plena de vino, manjar  y guitarra.

Desde las alturas turgentes de tus senos de nácar
nace un momento pletórico de ansiedad desbordada,
son segundos ardientes en los que se adora el fuego,
fruto jugoso, caricia insinuante, destello de carne.

En tu cuerpo de seda, caricia de miel fresca
se adivina la justa sonata de un beso silente,
en él se esculpe una rosa de rima y de prosa,
ninfa ferviente, brazos que aman, cadera en espera.

De tus labios de fruta nace un beso de amores,
presencia tibia, embriagante, de una diosa rebelde,
noche serena de luna llena despertando al nuevo día,
y tú, sólo tú, o mejor, en ti todas las mujeres.


Gustavo Figueroa Velásquez
©
Juan Manuel Serrat - Aquellas pequeñas cosas.

12 comentarios:

  1. Hola Gustavo!

    Ya veo que tu casa es de un tema serio, digamos, la mía como pudiste ver, es para relajarse y sentirse feliz, como tú dijiste..... gracias x por tu visita =))))

    saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana:

      Gracias a ti por visitar mi casa y espero tenerte siempre como una de mis asiduas lectoras. Gracias, por su puesto, por el tiempo y la cultura que nos brindas a través de tu blog.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Querido Gustavo:

    "En la intimidad de la noche" y el verbo se hizo carne, una carne sensual y magnífica que alumbra la oscuridad real y literal y la ficticia inventada por la cerrazón y la castrante represión del amor y de la vida propugnada por las supercherías y las falsas creencias aupadas por el poder amparado en el miedo visceral y ancestral.

    En estos versos, en cambio, emerge el cuerpo femenino rotundo y poderoso, como un prodigio de belleza, capaz de darle luz a los rincones más desamparados de los ojos que observan. Sustantivo de carne tibia en la humedad, calificado en su dinámico movimiento de los espamos que lo adornan, cuyo verbo exige y proclama acción.
    ¡Cuánta belleza!

    Pura luz en medio de la noche, el perfume sensual nos lleva directos a continuar investigando "Un cuerpo de seda", espacio fértil, cuyo campo semántico canta a la vida, a la alegría, al goce, a la exaltación sensual del existir, a los colores vivos, a la noche que se adentra en los sentidos, una "fiesta plena de vino, manjar y guitarra."

    El cuerpo de la mujer es una perla: "senos de nácar", "fruto jugoso, caricia insinuante, destello de carne", "miel fresca", "rosa de rima y prosa", "labios de fruta", son las propiedades que insuflan el soplo de la existencia a una ninfa ferviente, que ya no es estatua, sino que se mueve, que desea, siente, ansía, cuyos brazos esperan abrazar otro cuerpo, cuyas caderas esperan el placer que hace gritar como una diosa rebelde, de sereno mármol exterior y de apasionado corazón interno, como "la luna llena en una noche serena", no una sola mujer, cualquiera de nosotras en ella.

    Querido Gustavo, gracias por tanta belleza, y por alzarnos a todas las mujeres a la categoría de diosas, a las que se rinde esta trovadoresca pleitesía amorosa.

    La noche ofrece otra estampa después de leer tus versos, pura vida y sensualidad. Pareciera que la luna hace un guiño cómplice y el aire envuelve una piel de terciopelo, una caricia... Bueno, lo mejor es volver a leer tus versos y dejarse envolver por ese clima tan sensorial.

    Maravillosos poemas, un abrazo, amigo poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elena Clásica:

      Hay una canción-poema del inolvidable Gian Franco Pagliaro que dice así:

      "El que ama una mujer dicen:
      Ama a todas las mujeres de la tierra,
      pero el que ama a todas las mujeres
      no ama en el fondo a ninguna mujer,
      eso también dicen... y es cierto.
      Tu amor me hace bien, me da confianza,
      me fortifica, me multiplica, me estimula,
      tu amor me ha hecho amar a otras;
      en realidad he amado a otras, pensando en ti.
      En realidad, más de una
      te debe sus momentos más gloriosos,
      por ti no soy un hombre
      soy todos los hombres,
      por ti ando sobre cargado de deseos.
      Tu amor me abre el cuerpo de par en par
      y libera mis antiguas y reprimidas pasiones.
      Tu amor me embellece,
      aclara mis partes oscuras,
      tu amor me hace amar la vida.

      Sé quien soy desde que te beso, desde que te beso,
      nada me da vergüenza ni me escandaliza.
      Nunca nadie me amó así,
      yo he amado así después de ti,
      todo te lo debo a ti, todo se lo debo a tu amor,
      tu amor que desato los nudos de mi existencia,
      y me ha convertido en lo que soy, un hombre libre,

      Nunca nadie me amó así,
      yo he amado así después de ti".

      Me gusta escucharla y me identifico mucho con ella ya que, pienso, un ser humano que tiene la fortuna de amar, que sabe amar, que puede amar y sabe dejarse amar, es un ser humano que puede ver o vivir la vida desde las esferas mismas del amor. Cuando uno ama a una persona puede llegar a amar, a través de ella, a la humanidad y si ese ser humano es un poeta, entonces, el amor se vuelve letra, verso, rima, oda, soneto o prosa y alcanza el corazón apasionado y decidido al amor; el poeta acoge el amor y lo vive, lo vibra y lo estremece en un acto sublime de liberación de energía que alimenta, sin que nadie lo note, a la humanidad. Así es el amor de intenso y de bello!
      Gracias querida amiga por abrir las puertas al amor.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  3. En la intimidad de la noche, es un poema con fuerza erótica-amorosa sutil, hecho de sugerencias en el uso de la palabra, por eso cobran vida los adjetivos y sustantivos con mayor erogenidad; en tanto En tu cuerpo de seda, los versos optan por lirismo propio del amor, aplicando los calificativos y metáforas sutiles: " senos de nácar"beso silente". Son exaltación del amor. Dos poemas donde al mor puede ser erotismo sutil o amor quintaesenciado. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Dos poemas en donde lo fundamental es el amor al que le doy toda mi atención y le reservo los mejores substantivos y adjetivos. Amor tiene cuerpo de mujer y es ternura y erotismo, inteligencia y sensualidad, vida y trascendencia.
      Un abrazo, maestro!

      Eliminar
  4. Mucha belleza en tus versos. La sensualidad puede ser pluma sutil, y provocar que las manos escriban en su espejo. El espejo donde dibujar, donde caminar más allá los contornos...
    Cuanto escribes es hermoso, y sabes contagiar al lector con ese encanto que te caracteriza.
    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DMClarisa:

      Gracias mi admirada amiga pro tu visita y tus palabras propias de quien siente y vive el amor y lo sabe plasmar en poesía.
      Un abrazo, amiga mía.

      Eliminar
  5. Hola Gustavo,
    me gusta especialmente la pasión
    que irradia tu primer poema.

    La Foto de la cabecera,
    me trae recuerdos muy queridos de Dalarna.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam:

      Me alegra saber tu opinión acerca de mi primer poema y me maravilla que conozcas tanto de Suecia donde has vivido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Y que bien acompaña ambos, Joan Manuel Serrat!

    ResponderEliminar