Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net

Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net
Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 16 de abril de 2017

Volver a empezar

Estimados amigos de Contrastes, hoy les comparto dos poemas y uno de elllos,  Volver a empezar, es un  pequeño poema que he escrito luego de seguir las últimas publicaciones del blog Verde que te quiero verde de mi amigo y hermano Aristos Veyrud; para que ustedes sepan a qué me refiero les dejo el enlace de la mencionada bitácora que recomiendo de manera muy especial.


Sísifo, pintura de Tiziano. 
Foto tomada de  wikipedia.

Volver a empezar 

Volver a empezar,
desde la base terrestre
hasta la cima más alta,
ser Sísifo castigado
o como el ave fénix
elevándose de nuevo.
Volver a empezar,
nada tiene sentido
sino logra un objetivo,
que lo diga Zarathustra
hastiado de su sabiduría.
Volver a empezar,
cargar la pesada roca
y caer e insistir...
muere el hombre
de una sola batalla,
¡viven los poetas
abrazados a sus versos!


Gustavo Figueroa V.
©

Tardes de amor (acrílico sobre lienzo)  
del artista colombiano Gustavo Ocampo Silva.

Amar la vida


Amar la vida y amarla para vivirla,
recorrer caminos y abrazar amigos,
besar la copa donde tomo el vino,
amar el sueño de sentirme amado.
Amar la vida subiendo la montaña,
disfrutar del viento cuando sopla suave,
gozar del tiempo que me queda libre,
abrazar el canto que me arrulla el alma.
Volver desde la noche más oscura,
buscar la luz para vivir de nuevo,
abrir las manos para sentirlas mías,
sentir mi tierra aunque la tenga lejos.
Cantar mi canto para que me oigan,
hacer del canto un himno de alegría,
levantar un corazón dispuesto a amar,
sembrar campiñas de semillas nuevas.
Amar la vida y ahuyentar la muerte,
beber el agua de quien bien la ofrece,
comer el pan para mitigar el hambre,
amar y amar para honrar la vida.


Gustavo Figueroa Velásquez
©

Also sprach Zarathustra (Así habló Zaratustra), 
obra de Richard Strauss.
Orquesta Filarmónica de Viena. 
Dirección: Gustavo Dudamel.

7 comentarios:

  1. El primero me produce una infinita tristeza que se contrapone a la alegría que me produce "Amar la vida", que además me encanta.

    Och musiken rent fantastisk.

    Glad påsk till dig och din familj också-

    Stora och varma kramar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam:

      Entiendo el sentimiento que te ha producido el primer poema y, por tu calidad de sicóloga, creo que no preciso hablar sobre eso. Simplemente es que la raza humana somos un compendio de variaciones emocionales, de intentos de comprender la vida, de filosofar y, de nunca jamás, ponernos de acuerdo.
      Amar la vida es más digerible.
      Also sprach Zarathustra är en de klassiska mästerverken jag älskar och med Gustavo Dudamel blir den då dubbel så mycket speciell.
      Tack ska du hå för din fin besök och för din åsikt.
      Puss och kram.

      Eliminar
  2. ah y no conocía al pintor colombiano Gustavo Ocampo, todo un descubriento. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam:

      Bueno, pues me siento feliz por haberte hecho conocer a Gustavo Ocampo Silva.
      Nuevamente, un abrazo.

      Eliminar
  3. Dos grandes poemas en contraposición...que nos llevan a pensar en lo mejor y lo peor del ser humano.
    En versos todo queda más dentro, como más abrazado como los poetas que abren sus brazos y acogen sus poemas con amor infinito para trasladarnos a los que los leemos al sentimiento que los produjo.
    Siempre aprendiendo de ti y de tus imágenes.
    Mil gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel:

      Mil gracias amiga por tus palabras que, indudablemente, alimentan y levantan las ganas de trabajar culturalmente.
      Besos.

      Eliminar
  4. Dos poemas que se tocan, transversan: uno, razón de la existencia. Hay qué luchar para construir el sujeto, la razón de vida, el lugar para todos.El otro, la razón de la existencia: el disfrute de la vida. Qué bien cierras el poema:
    "Amar la vida y ahuyentar la muerte,
    beber el agua de quien bien la ofrece,
    comer el pan para mitigar el hambre,
    amar y amar para honrar la vida"
    Y qué bien, el maestro Dudamel (venezolano), dirigiendo a la orquesta de Viena, para musicalizar la voz de un sabio, hecho inmortal en los relatos del filósofo Nieztche, ASí habló Zaratustra. Un abrazo

    ResponderEliminar