La ciudad perdida en La Sierra Nevada de Santa Marta.

La ciudad perdida en La Sierra Nevada de Santa Marta.
La ciudad perdida en La Sierra Nevada de Santa Marta.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 8 de abril de 2018

A Hernando Vanegas Tolosa, in Memoriam.

Dr. Hernando Vanegas Toloza. 
QEPD

En la madrugada del 6 de abril de 2018, cerró sus ojos para siempre, víctima de un cáncer, el compañero Hernando Vanegas Toloza, médico especialista en anestesiología y reanimación. El camarada Hernando fue un hombre consecuente con sus ideario revolucionario lo que le significó la persecución del Estado colombiano en cabeza de uno de los presidentes más perversos que haya tenido Colombia y hoy senador de la república, el paramilitar Alvaro Uribe Vélez.  El compañero Hernando fue traslado con su familia desde Costa Rica, en donde estuvo exiliado varios años, a Suecia, debido a que los tentáculos del fascismo colombiano se habían extendido hasta el país centroamericano y, desde esa tierra, pretendieron secuestrar al querido compañero y llevárselo para Colombia; gracias a la solidaridad del Movimiento Estudiantil costarricense y la ACNUR se logró proteger adecuadamente al camarada para, luego, más tarde ser traslado en el año 2005 a Suecia en donde se incorporó al trabajo de solidaridad con Colombia y al trabajo político  a través de la Asociación Jaime Pardo Leal (Primer candidato de izquierda, candidato a la Presidencia de la república de Colombia, asesinado en el marco de la llamada “guerra sucia” contra el Partido Comunista de Colombia y la unión Patriótica).
Desde Contrastes, envío mi abrazo solidario a la compañera Yadira y a sus hijos, a todos los compañeros, en Estocolmo, de la Asociación Jaime Pardo Leal.
Hernando, descansa en paz.

Muerte y vida (1916) de Gustav Klimt.


¡Ay, muerte!
(A Fernando Jiménez - Ontiveros S.)


Que la muerte no nos atormente
y que la vida sea nuestro faro
pues en la noche oscura de la parca
estaremos desafiando la tormenta.
Y si por algún acaso y sin aviso
nuestra vidas se balancean en el abismo,
ha de saber la muerte socarrona
que le entregamos nuestras vidas
con la dignidad de haberla vivido
entre el amor de una mujer
y un soneto escrito para ella.
¡Ay, muerte, te llevarás un cuerpo inerte,
pero no su felicidad por lo vivido!


Gustavo Figueroa Velásquez

©

Anciano en pena de Vincent van Gogh.



La tarde tiene dardos


La tarde tiene dardos de soledad
clavados  en la carne cansada;
están allí como un látigo de angustia,
como un buitre picoteando la carroña,
son como la sal en una herida abierta,
dardos como lobos hambrientos,
como la letra cargada de veneno.
La tarde tiene dardos de soledad
que punzan en el alma abatida,
son los que siembran nostalgia
cuando la canícula inclemente
es el látigo mortal del astro rey.
La tarde tiene dardos de soledad
sepultados en la llaga miserable,
en el árbol abatido por la infamia,
en el beso muerto por la angustia.


Gustavo Figueroa Velásquez
©

Silvio Rodríguez (Cuba) - La maza.


14 comentarios:

  1. Toda pérdida nos deja ese halo de consternación, amigo Gustavo. Me sumo a tu pena y te abrazo en este sentimiento.

    Mil besitos de ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admirada amiga, gracias por tus palabras que van directamente a la familia del compañero Hernando. Por mi parte debo agradecer tu cercanía y solidaridad.
      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  2. Solo viviendo sin miedo a morir podemos pasar a otro plano con una sonrisa y la seguridad de que solo es el el comienzo.
    Un abrazo fuerte Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admirada Poeta, creo que eso que tú comentas aquí fue lo que Hernando hizo, vivir la vida, amando la vida y dejando que la muerte llegara en su justo momento; la esperó sin miedo y tranquilo.
      Un abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  3. Lo siento muchísimo y te acompaño.
    Le has preparado un homenaje muy emotivo. DEP y en la Luz de los justos.
    Un abrazo muy fuerte, Gustavo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam, gracias por tu cercanía y por tu solidaridad.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  4. Honrosa vida y hermoso homenaje querido Gustavo.
    Ser fiel hasta el final perdura más allá de este camino terrenal
    Mi abrazo y mi beso desde el corazón.
    Buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida MaRía, recibo tus palabras con emoción y las guardo con mucho agradecimiento. Hernando será recordado siempre por su fidelidad a todo su pueblo colombiano y a los pobres de la tierra.
      Recibe mi abrazo y mi beso.

      Eliminar
  5. Gustavo, dolorosa la errancia del médico, Hernando Vanegas Toloza, que no hay dudas lo llevaron, por la enconada persecusión a desencadenar el cáncer que se le llevó. Ese es nuestro país, donde más pueden los perros y sabuesos de la tiranía y la muerte, pero como en tu poema, hay la esperanza de vivir un país mejor. Bueno, me atrapa eso de que si se muere, a pesar de tantos sinsabores, se ha sabido disfrutar la vida.
    Tu poema de La tarde tiene dardos, cuánto refleja este país colombiano de cuervos. La tarde y su soledad, que buena excusa metafórica para connotar este país de infamias, de herir el amor, la libertad, la vida. Mientras escribo esto, ya ha amanecido, y el facho de Trump, seguido de sus obedientes dogos (La Otán, Francia e el Reino Unido), ha lanzado sus misiles en Siria.
    UN abrazo, maestro. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi apreciado y admirado Poeta, suscribo totalmente tu valiente e inteligente comentario que refleja tu conocimiento del país de la eterna "patria boba", el de los ríos de sangre, de los criminales que han ahogado a toda una nación en el pozo fétido de la corrupción, de la tortura, el asesinato, de los que, desde las esferas del poder, se roban a diario los impuestos que pagan los colombianos, ellos, los politiqueros de siempre, la más asquerosa lepra que devora, con el apoyo de los medios de comunicación, a Colombia. Ah, y el matón global sigue con sus genocidios apoyado por Europa. Que no se rían hoy los que celebran las fechorías de Estados Unidos porque mañana , los que ríen hoy, llorarán y entenderán que "el Tio Sam" no tiene amigos sino idiotas útiles o inútiles.
      Gracias Carlos en mi nombre y en el de la familia de Hernando.
      Un abrazo bien grande.

      Eliminar
  6. Una vida digna de admirar. Sin duda fue un gran hombre, que quedará en el recuerdo de muchos como ejemplo de vida. Hay personas que brillan con luz propia y sin duda, tu amigo, lo fue.
    Te acompaño en tu dolor por la pérdida de un buen amigo, de un hombre sin duda bueno, que es lo mejor y mas grande que se puede decir de alguien.
    Un abrazo enorme, y un beso desde el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, gracias por tus palabras que bien las merecen la esposa y los hijos de Hernando. Gracias por tu solidaridad y por tu abrazo, hoy más sentido.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  7. Lo siento mucho Gustavo por la perdida de este gran compañero, y por ser un hombre luchador por la libertad y por los derechos humanos, que todo pueblo se merece. Tus poemas calan hondo, y desprenden sentimientos y sensibilidad por los cuatro costados. Bonito homenaje, y seguro que esté dónde esté, tú buen amigo, seguirá luchando desde el más allá por vuestra querida tierra.

    Fuerte abrazo Gustavo.

    ResponderEliminar
  8. Gustavo, lamento mucho la perdida de tu amigo Hernando, una persona consecuente con su pensamiento a pesar de todas las circunstancias que le tocó vivir. Hombres como el nunca se olvidan y me pareció maravilloso que lo recordaras y nos compartieras parte de su vida.
    Hermosos tus poemas y muy sentidos, he pensado tanto en mi querida Argentina y en los que con dolor inmenso tuvieron que decirle adiós a la Patria. Tristeza.

    Abrazos querido Gustavo y mis respetos a la flia del Dr. Hernando Vanegas Toloza

    REM

    ResponderEliminar