Catedral de sal de Zipaquirá, Colombia. Foto tomada de internet.

Catedral de sal de Zipaquirá, Colombia. Foto tomada de internet.
Catedral de sal de Zipaquirá, Colombia. Foto tomada de internet.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 29 de agosto de 2010

Nunca




Esta semana no puedo dejar pasar desapercibido el drama de los 33 mineros chilenos atrapados en la mina Copiapó de San José de Atacama. Ellos se encuentran a una profundidad de 700 metros bajo tierra y están en un refugio en donde esperan a ser rescatados. Se ha conocido recientemente que ellos tendrán que esperar como tres meses antes de que puedan ser llevados de regreso a la seguridad de sus familias quienes viven con mucha angustia y dolor el drama de sus seres queridos.


Desde esta bitácora envío mi aliento y mi voz de solidaridad a los compañeros mineros y sus familias y exhorto a todos mis amigos y amigas, blogueros y blogueras, de todo el mundo a unirse en una cadena fuerte y entusiasta por la vida de nuestros hermanos chilenos y la paz de sus familias. A unirnos para que los gobiernos de estos países le presten mayor atención a las condiciones de trabajo y de seguridad de los mineros del mundo, hombres que dentro de las entrañas de la tierra, producen riquezas para que otros se hagan más ricos y ellos más y más pobres, en salud y en su economía.


Como un homenaje a los mineros chilenos, que en este momento están en las profundidades de la madre tierra, dejo un poema extraído del majestuoso Canto General de Pablo Neruda, una canción interpretada por Joan Báez que se titula “No nos moverán”, también correspondiente al Canto General y, por supuesto, un poema de mi autoría.






LOS HOMBRES DEL NITRATO


Yo estaba en el salitre, con los héroes oscuros,
con el que cava nieve fertilizante y fina
en la corteza dura del planeta,
y estreché con orgullo sus manos de tierra.
Ellos me dijeron: "Mira,
hermano, cómo vivimos,
aquí en «Humberstone», aquí en «Mapocho»,
en «Ricaventura», en «Paloma»,
en «Pan de Azúcar», en «Piojillo»".
Y me mostraron sus raciones
de miserables alimentos,
su piso de tierra en las casas,
el sol, el polvo, las vinchucas,
y la soledad inmensa.
Yo vi el trabajo de los derripiadores,
que dejan sumida, en el mango
de la madera de la pala,
toda la huella de sus manos.
Yo escuché una voz que venía
desde el fondo estrecho del pique,
como de un útero infernal,
y después asomar arriba
una criatura sin rostro,
una máscara polvorienta
de sudor, de sangre y de polvo.
Y ése me dijo: "Adonde vayas,
habla tú de estos tormentos,
habla tú, hermano, de tu hermano
que vive abajo, en el infierno".

Pablo Neruda

Joan Baez interpreta "No nos moverán" de Pablo Neruda



Nunca


Nunca fui el silencio ni la cabeza gacha,
jamás el lacayo inútil de un pueblo olvidado,
mi voz se alzó contra el tirano fraudulento
fuí marcha, poesía, pan y libertad.
Nunca alabé al farsante prepotente,
ni me arrodillé a cobardes mentecatos;
jamás vendí mi tiempo a payasos de corbata,
fui un puño levantado desafiando bestias.
Nunca fui el silencio ni la cabeza gacha,
Jamás el Judas que vendió a su pueblo;
No fui el lomo lacerado por el látigo
ni el estómago vacío vendido por un voto.
Fui luchador por causas justas y lejanas,
marché por pueblos tristemente polvorientos,
dejé sudores abundantes refrescando tierras,
viví mi vida batallando con lo incierto.


Gustavo Figueroa Velásquez
©











22 comentarios:

  1. "viví mi vida batallando con lo incierto"... es un verso que podrían recitar todos los mineros y sus familias... y con el abuso permanente y con el silencio por parte de la sociedad toda. Y eso que ellos son la base del llamado "sueldo de Chile". Baldomero Lillo hace mucho ya denunció esto en SubTerra, libro que todos/as leemos en el colegio y que lamentablemente no alcanza para crear conciencia activa al respecto. Lo que estos 33 subterra han logrado es poner en el debate público una realidad que es un secreto a voces y que excede el ámbito de la minería: las condiciones abusivas en que la mayoría de los chilenos y chilenas hemos de trabajar pues no solo los mineros ni los obreros ni los campesinos son explotados por sueldos escuálidos... es esta una situación nacional que llena los bolsillos de los ricos de siempre y aumenta el poder de los monopolios de siempre.
    Mientras este hecho ha dado la vuelta al mundo y en Chile la TV lo ha transformado en un reality, otros treinta y tantos - mapuches en el sur - llevan muchos días en huelga de hambre, pero no están en la tele ni en los discursos políticos ni de los ciudadanos. De este otro tema no se pueden sacar dividendos políticos, sólo trae problemas. También, tras seis meses del terremoto y del tsunami la mentada reconstrucciòn ni siquiera empieza, muchas personas siguen pasándola muy mal, aún las constructoras asesinas permanecen impunes y una gran parte del territorio nacional sigue en el suelo. Los mineros son una excelente forma de tapar esto otro y de seguir silenciando el conflicto mapuche que va de mal en peor. Aquí Piñera y su gobierno se ha manejado comunicacionalmente de manera magistral, no me extrañaría que estén preparando el rescate final para el 18 de septiembre, aunque hayan dicho que se van a demorar mucho más.
    Sin duda el corazón humano se estremece ante lo vivido por estos mineros, pero no debemos caer en las trampas del uso que para otros fines se hace y se seguirá haciendo de esto.
    Mi afecto de siempre para ti Gustavo y mis agradecimientos de siempre por tu constante presencia en mi blog y, de ese modo, en mi vida.

    Piñera h

    ResponderEliminar
  2. Jà!... no sé porque me quedó ese Piñera h... seguramente misterios del inconsciente!

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy acertada. Gracias Gustavo por tu solidaridad y acompañamiento desde tu blog a los mineros chilenos. No me puedo imaginar lo que estan sufriendo y claro igualmente sus familias, me parece muy terrible esta situación y de verdad un fuerte abrazo para todos y un saludo de solidaridad y el deseo de que todo salga bien. Como tú escribes en tu poema... "nunca fuí el silencio..". Que al menos desde aquí les enviemos nuestra energía positiva y que siempre esten presentes en nuestras mentes durante el tiempo que dure este desafortunado trance.

    ResponderEliminar
  4. Eva:

    Dices tantas verdades con una claridad meridiana que sólo me queda sumarme a lo que aquí expones. Probablemente, no me extrañaría, estemos viendo nacer, si es que ya no lo hizo, al Berlusconi de SurAmérica.
    En cuanto a mi presencia en tu blog tiene una razón muy importante y no es otra que toda la sabiduría que tú le imprimes a tu bitácora y yo aprendo mucho allí.
    Ah, lo de Piñera h...bueno el inconsciente se te hizo consciente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ana Lucia:

    Queda aquí constancia de tu entrañable calidad humana y tu desbordable solidaridad que se extiende a todos los confines de la tierra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Todo mi apoyo a esos 33 mineros que en el vientre terrenal intentan subsistir con grandes dificultades.
    Magnifico homenaje que, como siempre,rindes con tus grandes letras.
    un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  7. Me uno a tu solidaridad en esta causa donde 33 hombres deberán seguir afrontando la supervivencia para encontrarse con sus deres queridos. Ojalá sea muy pronto. Muy bellos ambos poemas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me uno a tu voz solidaria con los compañeros mineros y sus familias. Bello poema lleno de la fuerza y determinación que te caracterizan.

    Un fuerte abrazo Gustavo!

    ResponderEliminar
  9. Gustavo, decirte primero de todo, que he tardado porque sabes que me cuesta, bueno, aún me cuesta... pero sabía que tenía que estar aquí.

    He leído la poesía de Neruda, he oído a Joan Baez, y te he leído a ti, más fuerte que nunca, más solidario que nunca, y con la pasión que te mueve siempre por los más desfavorecidos.

    Tu grito es mi grito: No nos moverán.

    Besito

    ResponderEliminar
  10. Ricard:

    Gracias por tu comentario a esta entrada pero, ante todo, por inmensa calidad humana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Alma:

    La solidaridad de los seres humanos como tú es tan importante cuando muchos en este planeta la necesitan.
    Me alegro mucho que te hayan gustado los poemas.
    Un saludo muy especial para ti.

    ResponderEliminar
  12. Mariani:

    Tu voz solidaria desde la Venezuela Bolivariana cruza los Andes para llegar hasta las profundidades de esa mina de San José de Atacama y abrazar a nuestros hermanos chilenos.
    Eres una gran compañera!!!

    ResponderEliminar
  13. Mariola:

    Celebro tu participación en esta entrada y la celebro doblemente: uno, por tu solidaridad enorme y, dos, porque siempre tuve el convencimiento de que serías muy valiente para salir de nuevo a la luz del sol, fuera de ese frío túnel oscuro, para volver a ser la Mariola combativa que necesitamos fuerte y luminosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Veo que el comentario que te dejé ayer no aparece.

    Venía a decirte a diferencia de esto, que es muy hermoso lo que escribiste.

    Ya te contesté.

    Un beso, a ver si tengo suerte con el mensaje.

    ResponderEliminar
  15. Hoy comentaba en otro blog este tema. Es duro pensar que la naturaleza le pone este pulso al mismo que le hace daño. Nosotros los humanos. Ahora solo espero que las autoridades no dejen ni una sola oportunidad para liberarlos, pues el sufrimiento de esas personas debe ser terrorífico.

    Un cordón umbilical de acero les une de nuevo a la vida, ojalá los mantenga y los devuelva a sus seres queridos y a su mundo de luz.

    Un beso Gustavo, me uno a esa esperanza.

    ResponderEliminar
  16. Penélope:

    Dices muy bien, el sufrimiento de los mineros atrapados a 700 metros de profundidad debe de ser horrible como tan horrible debe de ser el de sus familias.
    Me gusta eta última frase que has escrito y que me parece muy hermosa "Un cordón umbilical de acero les une de nuevo a la vida, ojalá los mantenga y los devuelva a sus seres queridos y a su mundo de luz". Eres un ser humano enorme!
    Gracias por tus palabras sobre mi trabajo. Las valoro grandemente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. "Nunca fui el silencio ni la cabeza gacha,
    jamás el lacayo inútil de un pueblo olvidado, un canto y a la vez un grito desesperado, ese es mi amigo, de un alma inmensa y hermosas cualidades, me uno a tí a tus buenos deseos de solidaridad con los 33 mineros atrapados y sus familias, Dios quiera que puedan superar esta tragedia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Sonia:

    Tu solidaridad con los mineros chilenos viajará espiritualmente hasta ellos y sentirán tu nobleza y enorme calidad humana.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. ¿Quiere decir Eva que Piñera tiene algo que ver con la "Hewlett Packard"?
    Error humano debido a la irresponsabilidad y codicia de quienes no valoran la vida de los trabajadores y cuyo único interés es la ganancia neta.
    Ojalá que esto sirva a todos los que aún no creen que solo mediante la unidad de los trabajadores y los desposeídos es como se logrará mejor bienestar de vida y garantías que la tierra tiene para todos y no solo para los pocos que han hecho de ellas sus rapiñas de siempre.
    Emotivo llamado de solidaridad y unidad latinoamericano.
    Un abrazo Poeta!!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Gustavo

    Mereces todos los cumplidos del mundo y bien merecidos, aquí el maestro eres tú.
    Te dejo un abrazo, estoy fuera por trabajo, pero regreso el lunes.

    Por cierto le dejo otro a Dilman, sigo sin poder entrar en su blog.


    Besos

    ResponderEliminar
  21. Dilman:

    Gracias por tu comentario y reflexión en la dirección de la solidaridad y la unidad popular a fin de salir airosos de la larga noche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Penélope:

    Mil gracias...eres muy generosa. Suerte en tu viaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar