Gijón, España. Foto tomada de avidcruiser.

Gijón, España. Foto tomada de avidcruiser.
Gijón, España. Foto tomada de avidcruiser.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 22 de agosto de 2010

¡Vivo!

El hombre de el sombrero - Fotografía de Penélope Sierra



¡Vivo!


¡Vivo! He ahí la cuerda floja.
De la cuna al exilio interminable
median muecas de fantasmas desterrados,
relojes atrasados en el tiempo.
De la copa de un árbol sin nombre
resbala la soledad hacia su ocaso,
se estremece la conciencia militante,
la mía, proletaria y solidaria.
¡Vivo! He ahí un detalle sorprendente.
He caminado por las calles del exilio,
he sido testigo de procesiones dolorosas,
de buitres que se abrazan con la muerte.
Mis ojos miran y de mirar se ciegan,
he sentido el látigo absurdo del silencio,
atrás dejé un siglo y rejuvenecí en otro,
maquillaje, sólo maquillaje y yo no lo sabía.
¡Vivo! He ahí un paso del principio al fin.
La lluvia borró mis huellas del pasado,
el sol me confronta con lo nuevo:
poeta no desmayes, no pierdas la batalla.
Y cómo duelen los recuerdos...
Son como dardos lacerando sentimientos,
caballos desbocados por la carne,
vivo y sigo creyendo en el día del regreso.


Gustavo Figueroa Velásquez
©


























21 comentarios:

  1. Qué nostálgico este poema, Gustavo. Y con algo de tristeza también. Pero... también se ve lo positivo del VIVO en presente y con ganas.
    He aquí tus contrastes.
    Un beso enorme,
    STEKI.

    ResponderEliminar
  2. "Poeta no desmayes, no pierdas la batalla"...
    ¡Los tiempos por venir te esperan!
    ¡Nosotros ahora te necesitamos!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gustavo tu poema es intenso, me trae aromas de una tierra nacida para nuestro exilio, recuerdos de Lhyn, Benedetti, Bolaños... Tantos y muchos.

    Nuestro corazón siempre sentirá como tu lo expresas.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Por fin puedo! Aprovecho para mandarte otro abrazo.

    Te felicito por la elección de la foto, esta hecha en París, en el barrio de St. Germain, y es una pequeña y antigua tienda de sombreros de principio del 1900. Me sorprendió como algo tan antiguo, como el hombre del maniquí, podía ser mas presente que nada y menos pasado que todo.

    Un abrazo, Gustavo, eres grande!

    ResponderEliminar
  5. Steki:

    El exilio, donde quiera que te encuentres, te deja hondas huellas que pueden ser tanto negativas como positivas. Mi poema refleja ambas cosas. Qué bien que captas mis contrastes!
    Un abrazo inmenso hasta tu Argentina siempre bien amada.

    ResponderEliminar
  6. Mariani:

    Siempre estaré allí donde alguien me necesite; mi vida es una constante batalla y si un día parece que sucumbo otro día estoy más fuerte y sigo creyendo en una hermosa rosa roja.
    Un abrazo hasta tu Venezuela Bolivariana.

    ResponderEliminar
  7. BF:

    Esa imagen tiene encanto y mucho sentimiento. La fotografió Penélope Sierra "la poeta de la fotografía".
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  8. Penélope:

    Captas los sentimientos más profundos del ser humano en el exilio. Si, es todo eso que tu dices y seguiremos deajando que el arte hable a través de nuestros sentimientos: tú en la fotografía y, también, cómo no, en la poesía como yo.
    Penélpe, gracias por permitirme hacer uso de tus fotografías; ya te lo había expresado de manera más privada pero ahora lo hago ante mis lectores. Me gusta mucho tu reflexión que dejas cuando explicas dónde tomaste esa foto que hace ya un tiempo comenté en tu blog. Tu dicxes al respecto:
    "Me sorprendió cómo algo tan antiguo, como el hombre del maniquí, podía ser más presente que nada y menos pasado que todo".
    Penélope, tú si que eres grande!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Gustabo.
    Bellas palabras que sin una gran experiencia en la vida seria dificilmente plasmadas por el autor.
    Gracias por regalarnos estos poemas que curiosamente se suelen leer dos veces.
    Abrazo.
    Ricard.

    ResponderEliminar
  10. Intenso, conmovedor y con conmovedores contrastes. Infinitamente bello y visceral. Felicitaciones querido poeta.

    ResponderEliminar
  11. Ricard:

    Gracias por tus palabras y tienes mucha razón al decir que sin una experiencia de exilio vivida sería imposible plasmar lo que en mi poema he dejado para mis lectores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Alma:

    Gracias por tus palabras...ellas son la apreciación de una poeta que tiene tanta sensibilidad como yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gustavo, aunque a veces los sentimientos afloren de una manera más nostálgica, aún se percibe la fuerza en tus palabras, ¡vivo!
    A veces eres nostalgia, y a veces fuerza y pasión que arrasan con amor por donde pisas, que impactas con amor por donde escribes...

    Así te siento yo... ¡vivo!

    Besito

    ResponderEliminar
  14. Lleno de nostalgia este poema que compartes amigo Gustavo. Un gusto leerte. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  15. Mariola:

    Así estoy y así soy yo; vivo porque gozo del privilegio de haber nacido para la vida y la vida es una sola y no tiene repetición. Por el amor a la vida, por el amor al amor, porque no me conoces y yo no te conozco y, sin embargo, nos conocemos te exhorto a salir del túnel y a que veas la luz de un nuevo amanecer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Poetiza:

    Gracias por tu comentario. Mi poema encierra esos estados de ánimo inherentes al ser humano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Estar siempre en el frente también tensiona, a veces hay pausas breves de reflexión, pausas que los más aguerridos siempre convierten en extraordinaria fuerza para continuar. Qué bravos son los soldados del verso ni en los descansos saben lo que es retroceder!
    Mi abrazo Poeta!!!

    ResponderEliminar
  18. Dilman:

    Bien lo dices filósofo, un soldado del verso no sabe de descansos ni puede retroceder porque cada segundo de vida le pertenece y la historia le reclama su participación constante y activa. Cuando un soldado del verso retrocede se apaga un poco más el sol.
    Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Gustavo, sientes y no me canso de decirlo!

    ResponderEliminar
  20. Gustavo, te dejé un comentario en mi blog pero vuelvo a tener problemas en el tuyo, no se si este te llegue,

    Abrazos

    ResponderEliminar