El gran meandro del río Colorado, en el Gran Cañon, Estados Unidos - Foto tomada de cdn.traveler.es

El gran meandro del río Colorado, en el Gran Cañon, Estados Unidos - Foto tomada de cdn.traveler.es
El gran meandro del río Colorado, en el Gran Cañon, Estados Unidos - Foto tomada de cdn.traveler.es


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Poesía de los Figueroa (II)

Hace algunos meses publiqué unos poemas de mi hermano Orlando y de sus hijas, mis sobrinas, Estefanía y Lorena. Ahora creo prudente publicar otros poemas de estos poetas de mi familia y, como es lógico, un poema mío. Disfrutenlos.



Murillo - Niño espulgandose

UN INFANTE

Noche negra de presagios tormentosos
de dolidas sombras errabundas
que entre quejidos lastimeros y silentes
marcaron la hora pesarosa.
Noche de gélida neblina penetrante
de ecos deambulantes, resonantes
de insomnes perturbados indolentes
que entre lisonjas y tintineo de copas
se burlan de la suerte cruel que no los toca.
Noche negra herida por relámpagos fugaces
que iluminaron con su luz trémula y efímera
aquélla lágrima que sin fuerza, sin afán y prisa
se abrió paso por aquélla mejilla angelical
llevándose consigo su último hálito de vida.
Herido por penas y pesares aquél infante sucumbió
herido por el desdén y el olvido su espíritu se doblegó
herido por la mórbida inmundicia que produce la avaricia
aquél cuerpecillo famélico se deterioró
herido por mil heridas su vida se escapó.
Su hogar fue la calle, un portal, una esquina, un parque
su lecho un andén, una banca, una alcantarilla
su alimento los desechos, su abrigo un periódico, un harapo
sus sueños quimeras fueron, sus juguetes se los inventó
su alegría una ilusión, su sonrisa una mueca de desencanto y sinsabor.
Su sino la tragedia, trazado por mercaderes del dolor
su suerte se jugó antes de nacer, con ominosa premeditación
para que en esta negra noche, en este preciso momento
aquél infante muera en el olvido, condenado por los hombres sin corazón.


ORLANDO FIGUEROA V.


Salvador Dalí - Enigma

Zodiaco
La Rueda de las Bestias
***


Aries de oro y fuego

La reina de Tesalia, domada a hierro y hambre
camina sobre sangre de pobres inocentes
bajo luceros nacidos de un cuerpo que no brilla
del carnero alado dado otrora en sacrificio.
Cólquida espera en oriente suspirando
la desnudes del nacimiento para el fuego
Cardinal de Aries, el cuerpo del valiente
El alma del perdido, el mar tan denso y fuerte
como la gravitación del universo.
Hamal hoy lloras siempre
el vellocino de oro
que abandonó tu cuerpo
en luces de occidente.

Taurus del cielo invernal

Sea Aries la arrebatadora!
quien ocupe en el cielo el trono de Taurus
pero viva el toro en el eco
de los equinoccios que el tiempo ha cambiado
que a un costado los siete cabritos, palomas de Grecia
de tantos nombres y origines no olvidados
miran los cúmulos abiertos, los siglos de Venus
en el seno de Taurus.
La que sigue a las siete hermanas, que vive en el toro
contando milenios,
seguidora de roja belleza,
gigante que acapara los años venideros
Oculus Tauri, cegadora, proyectada al reino de Híades
que viva en tu cuerpo binario el orgullo de reyes, la ira de dioses.

Gemini: La de los múltiples nacimientos

El Hades ¡reverberante! abre la puerta escarlata
y el ojo alza la mirada para ver a Orión cazando
Pólux ¡β! Cástor ¡α! Bajo el cielo rutilante
al ritmo de la luz los años se cuenta en el purpureo firmamento.
η Geminorum, que guiaste a Herschel al descubrimiento de Urano
La gigante y la múltiple abren los brazos del olimpo
La tumba de la supernova vive latente en el corazón de Geminga
con sus neutrones libres en radiación periódica,
y lloran los lóbulos de la esquimal piadosa
porque agoniza el corazón que fue sangre de su estrella.

Trópico de Cancer

¿Dónde brillan los ojos de Cáncer?
¿Dónde respiran las lumbres sombrías?
En la debilidad de su cuerpo cansado
buscando las costas de nébulas perdidas.
Que te bese Géminis
que te contemple Lince
y que Canis Minor y Hidra templen velas del exilio
que Heracles forjó al desafiar a Hera
en la antigüedad de cúspides
bajo el solsticio del cangrejo.
Un paso atrás para el sol en el norte del tórrido verano
y entra a cáncer la reacción de su cuerpo de gigante.

Leo: La bestia de Nemea

¡Regulus! Pequeño rey, Cor Leonis, la brillante
¡Denébola! β Leonis, Al Dhanab al Asad, reverberante
Algieba, de Las Leónidas la cabeza, nacida de Tempel-Tuttle
Que caiga del cielo Hércules con el orgullo de las galantes.
Y pintan Equidna y Tifón garras salvajes, rugidos breves
y cielos bastos de miedo, de terror (que las estepas hielen).
El brillo de Leo en el cielo transporta el sonido de fieras universales,
del Big-Ban que se repite y resuena entre el murmullo de las mareas solares.

Cúmulo de Virgo

Una virgen, solitaria, a la luz del macrocosmos
peinando con dedos febriles la cabellera de Berenice.
¿Dónde estás virgen titánide, perdida en eras de bronce?
¿Con qué navío encontrar tu hogar junto a la Boötes?
Deja que Spica guía estos ojos de navegador celeste
A través de la Osa corriendo tras Arturo.
Zavija, Minelava, Porrima, Vindemiatrix
brillando incansables y francas para el nacimiento de virgo.
Que Francia cuente con Messier en mano
las túnicas y perlas de tu brillante cuerpo,
Las galaxias que se unen y bailan
con sus cuerpos en enigmas cíclicos.

La discreta Libra

Tú, callada balanza, la más joven de las doce
que te porte la justicia inventariando esta noche
con su mano de acero dichas, penas y sonrisas
con sus ojos grises y geométricos
la fachada de estrellas múltiples.
Ve tras la virginal y tras del escorpión, del veneno
que la virgen y la bestia brillan y arden como fuego
Zebenelgenuvi, Zubeneschamali
por las pinzas proceadas, α y β Librae
rompen el cielo, arden por dentro
sosteniendo la balanza.

Cacería de Scorpius

Antares descansa cerca de la Eclíptica
y brilla el ojo de escorpión preparando el veneno
calculando agujeros negros en las teorías de la física
agrupando ecuaciones binarias de la mecánica celeste.
Orión huye (huele a muerte) y la muerte le persigue
escapa con pies primarios de la bóveda celeste
y confiando en movimientos universales se entrega al estío
de los pulsares suspirando por inviernos que no vienen.
Pero Scorpius perdió sus pinzas viendo nacer a Libra
y esconde el cuerpo equilibrado bajo la furia de sus estrellas,
sistemas múltiples, binarias tímidas a la luz del telescopio,
gigantes y enanas que ven vivir y morir en revoluciones infinitas.

Convirtiendo a Sagittarius

Que Svalbard abra los ojos en medio de Siberia
que los Fuegos de África abracen Argentina
Sagittarius abre su boca de polvo y de tiempo
en cielos añejos de catalepsios Agostos
y muere atravesado el globo que la mira
por la flecha del centauro en ascensión directa.
Pistol Star, invisible, se regodea
en la cuna de la espiral de su masa infinita
con su cuerpo inestable, escondido tras cortinas
por Kaus y por Nash (δ y γ Sagittarii)!!
Muéstrame Sagittarius el azul que esconden
Los polvos estelares.

Capricornus: Convergencia

Oponte a las tumbas y cunas estelares
que en los ojos del pastor se reflejan
en la noche elíptica, de rectas que se pierden
y convergen en el ojo soñador de Galileo.
Que las cunas y las tumbas en últimas son
naciente creación del cuerpo de la cabra
cuyas estrellas lanzó Zeus
a ver nacer bajo su efluvio
tantas dichas en la tierra,
tantas muertes en mi pueblo.

Aquarius: De Revolutionibus Orbium Coelestium

Noche de Acuario con sus aguas extendidas
cubriendo de sirenas el onceavo firmamento
revientas las olas y los siglos contra la cuna de Copérnico
que es océano esta noche que atraviesa espacio y tiempo.
Polonia contempla por vez primera la revolución de las esferas
que vienen contando siglos en sinfonías pitagóricas
pero sumeria bebió de la ánfora primero que tú, Polonia
primero que las observaciones y tangentes libres
de Claudio Ptolomeo.

La huida de Pisces

Tifón abre los ojos, alquimia de sus cuencas
y arde el alma de venus y la flecha de cupido
en aqua ahogando penas junto a Cetus Y Eridanus
Alrisha de ojos árabes uniendo a madre e hijo.
Nada caballero de las orbitas en aguas estelares
y salva a la sirena Derceto en la misteriosa Siria,
que Noviembre alce su cara invernal y bese los labios fríos
de η Piscium la brillante en octogenarias sinfonías.

Estefanía Figueroa B.


Warren Johnsson - Abstracción de la forma

Analogías longitudinales:
Ecuador

En el corazón del mundo,
el lazo vedado a todos reina,
en reinos de vacío rebosantes
atravesado por la espada eternal.

Invariable…

Esta estela infinita
fue, es y será
una serpiente maldita
asfixiada con su anillada cola.

Alfa…

¿Qué dios caminó por ella?
¿Quién borró su camino?

Omega…

Cerrando la atmósfera,
nunca llega el crudo invierno
en un ciclo inalterable.

Ecuador
¿Dónde comienzas?

Lorena Figueroa


Salvador Dalí - La persistencia de la memoria

He mirado

He mirado el incesante
desfile de horas aburridas
vagando inconsolables
por aquéllos escombros olvidados,
restos de pueblos polvorientos,
testigos decrépitos
del paso prepotente de la muerte.
Esas horas tienen de absurdo
su paso rutinario por el tiempo,
tiempo de infamias bien planeadas,
de torturas oficiales,
de democracias fraudulentas.
Esas horas cargadas
de minutos anacrónicos,
de falsas ilusiones,
de segundos arrastrando
la conciencia humana,
horas salpicadas
con la sangre de inocentes.
He mirado las horas
sorprendidas por las noches
más oscuras,
ellas son los espectros
de los años que murieron,
la procesión de tabúes
y fetiches de la historia.
He mirado las horas morir
segundo tras segundo,
como el eterno cataclismo de los dioses,
como mueren los imperios
en su propia decadencia.

Gustavo Figueroa V.
©









4 comentarios:

  1. No pueden llorar más las horas del dolor, teñidas de sangre inocente. ¿Hay algo peor que el crimen consentido y autorizado por ley? Qué terribles palabras en su negra hermosura, versos donde gritan los espectros inconsolables, "es inútil callarlos, es imposible callarlos" en palabras de Lorca.
    Un poema majestuosamente bello en su dignidad y ritmo electrizamente.
    Maravilloso. Un abrazo, querido Gustavo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades por tener una familia de poetas... Todos me gustaron me dejan diferentes emociones....

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Poemas de gran factura. Felicitaciones a esta familia fiel a las letras y a la lírica de la historia y del mundo.
    Vivir en la poesía es reivindicar vida y futuro y mostrar que lo humano si tiene un corazón.
    Abrazos Poetas!!!

    ResponderEliminar
  4. Elena Clásica:

    No creo que haya peor aberración que el crimen de Estado.
    Tu comentario sobre mi poema me ha dejado en un estado de éxtasis infinito. ¡Eres muy generosa!
    Un abrazo, querida Elena.

    NVBallesteros:

    Gracias por tus felicitaciones y créeme que vivo orgulloso de mi familia poeta.

    Aristos:

    Gracias mi querido Aristos; tus comentarios los aprecio grandemente porque se de la calidad intelectual tuya. Me ha gustado mucho y me impresiona esto último que has escrito: "Vivir en la poesía es reivindicar vida y futuro y mostrar que lo humano si tiene un corazón"
    Abrazos Filósofo en nombre mío, en el de Orlando y en el de mis sobrinas.

    ResponderEliminar