Wengen, Suiza. Foto tomada de internet.

Wengen, Suiza. Foto tomada de internet.
Wengen, Suiza. Foto tomada de internet.


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

lunes, 21 de marzo de 2016

Ven Poeta


Seriado de arte. Vida y obra del Teatro Tierra. Juan Carlos Moyano y Clara Inés Ariza.
Dirige: Carlos Fajardo Fajardo.
Realiza: Periódicos desde abajo - Le monde diplomatique Colombia.


Fragmento del poema "Armonía"
de la poetisa colombiana Piedad Bonnet. Tomado de Internet.


Ven Poeta


Ven Poeta a mi pueblo,
trae contigo la palabra,
desnuda la belleza pura
del poema reclamado,
desciende humildemente
y bebe del agua de mis ríos,
deja que tus ojos vean
el azul marino del Caribe,
abraza mi tierra soleada,
esta tierra tan tuya y tan mía.
Ven Poeta a mi pueblo,
regálale una luna de plata,
dibuja palmeras con tus versos,
cántale al Pacífico una oda
que tenga la pasión del currulao
y en la rima un sabor a ron añejo.
Ven Poeta, juglar de otras tierras,
eleva tu espíritu apasionado
al corazón vital de la montaña,
ven poeta, esparce tu palabra
sobre los ríos y los valles,
déjala que camine fecunda
por estos caminos macondianos,
desnuda esta tierra de dolores
y ámala en la noche de las fieras,
dignifica sus entrañas estériles de paz,
hazte uno con ella, oh Poeta,
para ser simiente de la vida nueva.


Gustavo Figueroa Velásquez
©

Herido de amor (poema de Federico García Lorca).
Canta: Ana Belén (España).

14 comentarios:

  1. En tu poema, maestro, de manera integral sumarias el oficio del poeta: cantor de la vida y la belleza. Y la belleza está en los pueblos y las cosas que la identifican, esa música que reclamas al poeta, el currulao, para que lo cante en sus versos, ritmo y música emblemática del pacífico, de la tierra de Óscar Collazos, de La negra Grande de Colombia,del maestro Enrique Buenaventura. Hay que cantarle al dolor, a la muerte, a la esperanza y la vida. A la muerte para que no sea más, y se desvelen sus determinadores, y a la vida para que se adigna e inclusiva. UN abrazo grande. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Tu comentario es tan bello, tan sabio y tan preciso que mis palabras sobran.
      Por la vida todo!
      Recibe un fraterno abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias por esos versos y por compartirlos hoy, día que celebramos la poesía. Qué hermoso es sentir a mi tierra en medio de tus versos, y descubrir sus regiones en ellos. Gracias por tu canto, tu constancia, tu buen hacer.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana:

      Gracias Poeta por tu presencia en este Día Internacional de la Poesía, gracias por sentir esa tierra macondiana en medio de mis versos y gracias porque tú eres una poetisa que le canta a la vida y con eso tenemos un soldado menos para la guerra!
      Recibe un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  3. Gracias por transportarme a esos parajes tan bellos, esas laderas tan coloridas, esa tierra de fruta perfumada. Gracias amigo, de tu mano la conozco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andy:

      Que hermoso es hacer volar los sueños y que en ellos viajen personas como tú.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hermoso todo lo que nos compartes , un regalo a los ojos y los sentidos. Y con un poquito de retraso te saludo en el día de la poesía con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lyliam:

      Gracias apreciada amiga por darme tu tiempo, por tus palabras y tus felicitaciones por el día de la poesía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Estimado Poeta, luego de una breve ausencia por vacaciones tengo el placer de visitarte nuevamente.
    En primer lugar un Felíz Día de la Poesía, aunque tardío siempre válido y luego por supuesto el enorme goce de tus letras que son un regalo para el alma.
    Ven Poeta, dibuja, canta y

    "...desnuda esta tierra de dolores
    y ámala en la noche de las fieras,
    dignifica sus entrañas estériles de paz,
    hazte uno con ella, oh Poeta,
    para ser simiente de la vida nueva."

    Gracias!!!

    Beso y abrazo enormes Gustavo.
    REM


    PD: Bellos versos de Piedad, sublime Federico y maravillosa Ana Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rembrandt:

      Apreciada amiga, espero que esas vacaciones te hayan revitalizado lo suficiente como para que sigas viviendo la vida que te mereces, con inteligencia y mucha creatividad. Gracias por venir y por tus felicitaciones con motivo del Día de la Poesía.
      Besos y abrazos desde Escandinavia en primavera.

      Eliminar
  6. Te tomo la palabra, en algún momento iré :-), cuando me recupere de lis viajes pasados que ahora hago gluuu, gluuu.

    Y me uno a tu deseo de paz en el mundo y que los poetas tengamos parte en esa propagación.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam:

      Esperaré entonces ese momento mi estimada Poeta; por lo pronto recupérate y sigue ilustrándonos con tus viajes y buen hacer.
      Besos.

      Eliminar
  7. Querido Gustavo:

    Que sea siempre el día de la poesía; leyéndote a ti y entrando en este espacio, eso es muy fácil.

    La poesía, la que insufla vida y cura heridas y mima cicatrices, pasando sus palabras como un toque suave por la piel dañada, reclamando la importancia de las penas, sin querer borrarlas ni esconderlas, solo darles luz.

    ¿Y dónde vuela nuestra imaginación guiados por la luz? Como dijo Antonio Machado:

    "Mi corazón espera
    también, hacia la luz y hacia la vida,
    otro milagro de la primavera."

    Milagrosa es la tierra macondiana, aunque sufra en el terrible dolor injustamente infligido, aunque se duela "de sus entrañas estériles de paz", ella, libre, perla brillante en el mar azul profundo, elevada y mística en sus montañas, coqueta con el adorno de un pendiente de la plata de la luna, se ofrece como la amante que bien sabrá querer a quien sepa cantarle con respeto y dulzura, con pasión y entrega, con sapiencia y amor.

    ¿Cabe mejor aliada? Quiero que este evocador paisaje me inspire y me llene de alegría, la misma que me gustaría compartir con ella.

    Gracias, poeta, como siempre, puritita miel para los labios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida elena clásica:

      La tierra macondiana es polícroma, paradojal, de sentimientos sinuosos, con variaciones climáticas, realismo mágico, un sueño hecho pesadilla y viceversa. El amor se vive allí con la curiosidad y el miedo de la primera entrega y se ama y se le canta a la mañana y se espera el beso de la noche con estrellas y luna llena; Porfirio Barba Jacob, el extraordinario Vate colombiano, en su magnífico poema "Canción de la vida profunda" nos pinta esas variaciones de ánimo:

      Hay días en que somos tan móviles, tan móviles,
      como las leves briznas al viento y al azar...

      Tal vez bajo otro cielo la Gloria nos sonría...
      La vida es clara, undívaga, y abierta como un mar...

      Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles,
      como en Abril el campo, que tiembla de pasión;

      bajo el influjo próvido de espirituales lluvias,
      el alma está brotando florestas de ilusión.

      Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos,
      como la entraña obscura de obscuro pedernal;

      la noche nos sorprende, con sus profusas lámparas,
      en rútilas monedas tasando el Bien y el Mal.

      Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos...
      -¡niñez en el crepúsculo! ¡lagunas de zafir!-

      que un verso, un trino, un monte, un pájaro que cruza,
      ¡y hasta las propias penas! nos hacen sonreír...

      Y hay días en que somos tan lúbricos, tan lúbricos,
      que nos depara en vano su carne la mujer;
      tras de ceñir un talle y acariciar un seno,
      la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.

      Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres,
      como en las noches lúgubres el llanto del pinar:

      el alma gime entonces bajo el dolor del mundo,
      y acaso ni Dios mismo nos pueda consolar.

      Mas hay también ¡oh Tierra! un día... un día... un día
      en que levamos anclas para jamás volver;

      un día en que discurren vientos ineluctables...
      ¡Un día en que ya nadie nos puede retener!

      Pero el paisaje, a pesar de los dolores, se sustrae al dolor y nos regala su belleza para enamorarnos y hacernos suya.
      Gracias, Poeta, por vibrar y desear ese viaje a las entrañas de la tierra de Gabriel García Márquez.

      Un abrazo.

      Eliminar