Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net

Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net
Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

lunes, 11 de abril de 2016

Jamás

New Home - Pintura de Alexandre Monntoya 
de (Roldanillo, Colombia).

Jamás

(Jamás volveré a pensarte.
Ahora soy silencio
y voy a contemplar)
Penélope Sierra 
Poeta y fotógrafa.


Jamás volveré a pensarte.
Ahora soy silencio
y voy a contemplar
el esplendor de tus días
crucificado en una calle,
el instante inoportuno
de tus pasos por la hierba,
el roce sigiloso de tu mano
por mi cuello algo tenso.
Jamás volveré a pensarte.
Ahora soy silencio
y voy a contemplar
el brillo de tu rostro
después del amor,
tus letras asombrosas
después de la lluvia,
alguna foto en blanco y negro
nacida desde el fondo de tu alma.
Jamás volveré a pensarte.
Ahora soy silencio
y voy a contemplar
tu locura despistada
en el fondo de un espejo,
el vuelo imperceptible
de tu mirada por mi rostro.
Jamás volveré a pensarte.
Ahora soy silencio
y voy a contemplar
tus largos e incansables viajes
transformados en palabras,
el indescriptible goce
del fuego de tu carne,
la impresionante cercanía
de tu belleza a mi crepúsculo.

Gustavo Figueroa Velásquez
©

Mozart - Piano Concerto # 21, Elvira Madigan.


10 comentarios:

  1. Llueve en mi ciudad!y el alma Se entibia con el mágico sonido y la escala perfecta de un piano en 21 acordes.No se que es más bello si la música o el poema,gracias poeta por el alimento para el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jenny:

      Lindo que llueva cuando la tierra está reseca...bella esa comunión de la naturaleza!
      Gracias a ti, Poeta por aceptar este alimento, pan de vida para los aman, como tú, la expresión de la belleza.
      Recibe un abrazo.

      Eliminar
  2. Como debería ser el amor: acto y contemplación. Es que sobran las palabras. Matan la pasión y la querencia. UN abrazo a la poeta y fotógrafa. Y a vos, maestro por agarrarte de sus veros, para este poema de silencios. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Lo afirmas muy bien y estoy de acuerdo contigo, el amor es acto y contemplación!
      Te cuento que Penélope López es una extraordinaria fotógrafa y poeta con quien tuve la oportunidad de intercambiar ideas, opiniones, a través de su blog "Penélope Sierra"; Muchas de sus ediciones me impactaron tanto que me inspiraron a la poesía y "Jamás" es uno de esos poemas que tienen, de alguna manera, el alma de mi admirada poeta de la fotografía.
      Un abrazo Carlos.

      Eliminar
  3. Solo en el silencio se puede contemplar el significado de la palabra fuego, belleza y el verbo gozar en plena acción. Solo en silencio se disfruta leerte, se te siente cerca, y tus latidos se hacen visibles en los versos.
    Gracias por compartir. Un abrazo muy, pero muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana:

      El silencio nos acompaña, nos abraza y nos inspira...no siempre el silencio nos deprime.
      Gracias por venir y acompañarme en este rincón de la poesía.
      Otro abrazo para ti, Poeta!!!

      Eliminar
  4. La contemplación del ser amado, uno de esos instantes mágicos de la existencia, cuando somos ojos que acarician la arquitectura de un cuerpo y un rostro, cuando somos silencio para acoger el sonido inaudible del otro.
    Entre tus versos, Mozart y ese Budapest magnífico estoy levantando.
    Gracias, Gustavo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel,

      Me gusta ese levantar tuyo entre mis versos, Mozart y Budapest!
      La contemplación del ser amado es uno de esos instantes mágicos que nos dan nuestros sentidos cuando nos permitimos vivirlos.
      Un abrazo querida amiga.

      Eliminar
  5. Querido Gustavo:

    Esta belleza de versos nos hacen asomar a la certeza, a la importancia del sentimiento que nace y fluye libre, alejado de su racionalización.

    Pareciera que por lo que a la expresión emocional y artística se refiere, ambas nacen del corazón y para este no hace falta ofrecer primacía al pensamiento que busca acaparlo todo. Pero, ¿y nuestra naturaleza emocional? ¿Y los dictados de nuestro corazón? "Jamás volveré a pensarte", la voz poética está situada ya en el umbral de la comprensión, trascendiento viejas premisas, que ahora no importan, en el momento de iluminación en la comunicación de almas que acompaña a la creación lírica.

    Contemplemos los momentos en los que parece que nuestro poeta, Gustavo, traduce a palabras desde la magia del reflejo fotográfico:

    "el esplendor de tus días crucificado en una calle", "tus pasos por la hierba", "el roce sigiloso de tu mano por mi cuello algo tenso"... Y es que parece que pudiéramos contemplar las imágenes, casi sentirlas y dejar en ellas clavada nuestra mirada y nuestro sentimiento.

    Y seguimos alumbrados por esta atmósfera intangible, cuasi irreal, ¿cómo es el rostro de una mujer después de amar y haber sido amada con el alma y el cuerpo? Nos lo explica nuestro poeta, nos hace llegar la tonalidad, el matiz de la piel: "el brillo de tu rostro después del amor".

    Hay momentos álgidos, increíbles de intimidad entre la pareja que nadie más podría comprender ni compartir, y es que... no están invitados a esa fiesta:

    "tu locura despistada
    en el fondo de un espejo,
    el vuelo imperceptible
    de tu mirada por mi rostro."

    Oh, el sentimiento crepuscular frente a la belleza rotunda de la mujer y dos versos bellísimos y tan intensos que duelen:

    "el indescriptible goce
    del fuego de tu carne"

    Parece que nos hemos asomado, indiscretos por una ventana a una colección de imágenes privadas, pero estas fotografías se hacían carne, tomaban vida, y nosotros, curiosos e imprudentes continuamos mirando hasta que nos rozara el fuego de la pasión.

    Belleza y más belleza. Momentos únicos e irrepetibles, como una vieja fotografía en blanco en negro, incorruptible.

    Un abrazo, mi querido poeta y enhorabuena por este lujo de versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida elena clásica:

      Hay momentos en los que prescindir de la razón quizá sea lo necesario para dejarnos, simplemente como seres vivos, ante la contemplación más desprevenida o, lo contrario, más atenta en donde no hay lugar para evaluar con sentido crítico al ser amado. Sólo contemplar, como lo sugiere Penélope: "jamás volveré a pensarte"...este verso obliga a mirar todas las posibilidades de interpretación y quién más sino tú, mi querida amiga, para hacer, como ya lo has hecho, una disección de lujo de este poema que, a mi, me sorprende por su forma y por su contenido.
      Recibe mi abrazo Poeta y mi admiración!!!

      Eliminar