Casa colonial en adobe, manzana 81, Casa Coral en El Cerrito, Valle, Colombia. Fotografía tomada d

Casa colonial en adobe, manzana 81, Casa Coral en El Cerrito, Valle, Colombia. Fotografía tomada d
Casa colonial en adobe, manzana 81, Casa Coral en El Cerrito, Valle, Colombia. Fotografía tomada de Wikipedia Commons de Diego Carrejo Murillo


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 14 de agosto de 2016

Italia y la poesía

El Monumento Nacional al Rey Victor Manuel II 
o Altar de la Patria (Altare della Patria) en Roma, Italia. 
Fotografía de Gustavo Figueroa V. 

Celebro

Celebro tu reaparición,
eres la luz luchando
por atravesar el miedo
y despertar
un minuto de vida;
la luz queriendo
pasar ilesa
por esa cortina espesa
de contaminación,
eres la luz,
un desliz de fantasía,
un irrumpir de claridad
en las fauces terribles
de todos los momentos
oscuros y perversos
de la historia humana.
Celebro tu reaparición,
forjadora de mañanas
siempre renovadas,
maná de los bosques,
del alma y la pasión,
el beso rotundo
que penetra
la insondable noche
de los odios y las guerras.
 
Gustavo Figueroa Velásquez
©
El David de Miguel Ángel en La Galería De La Academia 
(Galleria della Accademia) 
en Florencia, Italia. Fotografía de Ana Lucía López O.

Vista parcial del Coliseo Romano. Fotografía de 
Gustavo Figueroa V.

Admiración


Me maravilla tu silencio,
dama de los pies en tierra,
porque es el silencio tuyo
un manantial para mi paz.
Me sorprende tu fragancia,
mujer de albas muy tempranas,
porque es tan tuya, tan bendita,
y, por eso, con nada se compara.
Me absorto en tu mirada,
fémina de los ojos enigmáticos,
porque ellos han visto tanto
y, sin embargo, tienes ojos para mi.
Me extasío en el cristal de tu voz,
señora de las palabras precisas,
porque cuando tú hablas, amor,
el verbo tiene vida propia
y el corazón palpita, palpita.


Gustavo Figueroa Velásquez
©

Il Ponte Vecchio (El Puente Viejo) sobre el río Arno 
en Florencia, Italia. Foto de Ana Lucía López O.

Gigliola Cinquetti (Italia) - Alle porte del sole.


8 comentarios:

  1. Gracias querido Gustavo, va mi abrazo, como siempre tu blog, poemas música y temática nos deja alle porte del sole!grace por tan hermosos versos y dejarnos pensando en lo bella que es la vida.Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Jenny:

    Querida Poeta, gracias por venir, disfrutar y apreciar mi poesía y demás aportes culturales y quedar "alle porte del sole".
    Recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tus dos poemas destilan ternura envuelta de amor,
    son pura oda a esa musa que te arropa y te inspira
    es hermoso, sencillamente hermoso¡mi queridísimo Gustavo.

    Gracias por tus poemas, esta canción tan hermosa
    y traerme recuerdos de mi viaje no muy lejado a ese país que ya te dije que adoro

    te cuento un secreto?
    La primera vez que contemplé a El David, ahí parada frente a él , tan joven, tan puro y magestuoso me enamoré y sentí lo que es la verdadera belleza del arte, por aquel entonces tendría 16 añitos y desde aquel día si antes adoraba la historia del arte ahora la venero y me empapo siempre que puedo de ella, eso si, si puede ser en solitario

    abrazos inmensos desde esta ría que ya sabes cuando quieras te abrazará gustosamente , es tierra de emigrantes y sabe recibir y acoger a las gentes del mundo



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MaRía:

      En lo que se refiere a mis poemas quiero agradecerte, querida Poeta, tus palabras porque ellas son un aliento para mi trabajo en el que, a veces, siento que desfallezco.
      En cuanto a lo que comentas sobre tu impresión al contemplar el David de Miguel Ángel, debo decirte que lo mismo me ocurrió a mi y, además, la sensación que tuve cuando contemplé por la primera vez la imponente Catedral de Santa María de Fiore, de estilo neogótico, fue algo parecido al éxtasis en el momento máximo del amor. Se dice que el escritor francés Stendhal sufrió una sensación muy extraña ante la impresión que le produjo el contemplar la Basilica de La Santa Croce, en Florencia, Italia.
      Stenhal, se dice, que dio la siguiente descripción de lo que él experimentó al salir de la mencionada Basílica:
      "Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme».

      Querida poeta, recibe un fuerte abrazo y espero algún día poder visitar esa ría que te cautiva.

      Eliminar
  4. Que hermoso post Gustavo y que generoso de tu parte compartirnos fotos de tu viaje a Italia , siempre tan bella, como tus poemas.
    Muy lindo el video de Gigliola, una dulzura de voz e imagen.

    Abrazos desde el Sur amigo mío.

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rembrandt:

      Admirada amiga mía, las emociones más sublimes deben compartirse porque son y deben ser parte de toda la humanidad.
      Gigliola es una de las mejores voces que ha dado Italia!

      Abrazos desde el Norte escandinavo.

      Eliminar
  5. Dos manera de ver a la ver la luz: como luz, pensamiento, y en el otro jaez, como sentimiento universal de amor. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Mil gracias por tu maravillosa apreciación!
      Un abrazo.

      Eliminar