Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net

Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net
Budapest, Hungria. Fotografía tomada de brightcove.net


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

lunes, 1 de mayo de 2017

Tú que emerges en mis sueños

Queridos amigos, hoy quiero invitarles a leer un poema que originalmente escribí en sueco y que, después, lo traduje al español; publico, entonces, las dos versiones, la una, para curiosidad de los que quieran saber cómo es esto del idioma sueco y, la otra, para que ustedes entiendan lo que he escrito. Espero que disfruten este poema.
Les deseo una muy productiva semana.

Mujer de espalda - óleo de Hamish Blakely, 
pintor británico.


Du som dyker upp i mina drömmar


Du som dyker upp i mina drömmar
och väcker mig till verkligheten,
du som fascinerar mig,
du som är den själva verkligheten,
kan du säga mig,
vill du inte finnas i mina drömmar?
Varför väcker du mig till verkligheten
bara för att försvinna
från mina drömmar?
Du som dyker upp i mina drömmar
bara för att väcka mig,
för att inte låta mig
stirra på dina vackra ögon,
för att hindra mig
komma in i dina fina känslor.
Varför väcker du mig,
du som älskar mig
och inte vågar kyssa mig
med dina brinnande läppar?
Du är en evig gåta,
den ärliga kvinnan
som dyker upp i mina drömmar,
du som letar efter mina morgonrodnader
och mina solnedgångar,
får bli min finaste kärlek
både i mina djupaste drömmar
och i min enklaste verkligheten?


Gustavo Figueroa Velásquez
©
Rostro de mujer, pastel de la artista francesa 
Nathalie Picolet.


Tú que emerges en mis sueños


Tú que emerges en mis sueños
y me despiertas a la realidad,
tú que me fascinas,
tú que eres la misma realidad,
puedes decirme,
¿no quieres estar en mis sueños?
¿Porqué me despiertas a la realidad
sólo para desaparecer
de mis sueños?
Tú que emerges en mis sueños
sólo para despertarme,
para no permitirme mirar
tus bellos ojos,
para impedirme entrar
a tus hermosos sentimientos.
¿Porqué me despiertas,
tú que me amas,
y no te atreves a besarme
con tus labios ardientes?
Tú eres un misterio eterno,
la mujer honesta
que emerge en mis sueños,
tú que buscas mis auroras
y mis puestas de sol
¿quieres ser
mi más hermoso amor
tanto en mis sueños más profundos
como en mi  más simple realidad?


Gustavo Figueroa Velásquez
©
Juan Manuel Serrat - Sinceramente tuyo.


7 comentarios:

  1. Bello poema!!
    Ella se presenta en tus sueños,pura,honesta...
    Es como un ángel que te visita para quedarse siempre a tu lado.
    Gracias por comentar en mi blog.
    Te agrego al mio y te sigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gó:

      Gracias por llegar hasta Contrastes y dejarme tus palabras.
      Ven siempre que tus palabras serán bien recibidas.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Maestro Gustavo, a propósito de tu poema, que busca hacer realidad el sueño de un amor, estuve viendo una película donde un hombre y una mujer se sueñan el uno al otro, sin saber que en el mundo físico existen.
    Qué bien tratas el tema, con el lirismo que te caracteriza cuando abordas el amor desde lo onírico. UN abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Augusto:

      Me gustaría saber el nombre de esa película...sería interesante verla!
      Gracias Maestro por tus palabras que siempre aprecio.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  3. En tus sueños y en tu realidad, que mas se puede pedir, que más se puede desear.
    Precioso poema.
    Un beso, Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmela:

      En mis sueños y en mi realidad hay un mundo de contrastes que son esenciales para mi vida.
      Un beso, amiga mía.

      Eliminar
  4. Muy bello. Cuando pregunta el corazón, habrá respuesta. Me gusta mucho el juego de palabras y de imágenes ensoñadas, a donde nos lleva tu pregunta. Como siempre, excelente, Gustavo.
    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar