Avenida 9 de julio y el obelisco en la Plaza República en Buenos Aires, Argentina. httpwww.mentearg

Avenida 9 de julio y el obelisco en la Plaza República en Buenos Aires, Argentina. httpwww.mentearg
Avenida 9 de julio y el obelisco en la Plaza República en Buenos Aires, Argentina. httpwww.menteargentina.com


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 25 de febrero de 2018

Saudades en sepia


Piedecuesta, Colombia. Fotografía tomada del blog 
La joroba del camello de Carlos A. Pereyra M.


Cuánto


¡Cuánto duelen estas tardes¡
avanzando lerdas al crepúsculo.
¡Cuánto aprietan el alma¡
con la persistencia de un dolor
sin orígenes.
Como los granos de un reloj de arena
que ha perdido la noción del tiempo
se desmorona mi alma


Carlos Augusto Pereyra Martínez
©

Fotografía del artista estadounidense Todd Hido.  


El último crepúsculo


Hay un dolor de soledades,
¡ay, de cuitas, de nostalgias!,
de insoportables levedades,
de calles polvorientas,
recuerdos clavados en el alma
como fotos lentamente envejecidas,
de recuerdos ya borrosos,
dolores de amores fenecidos,
de tardes desgranadas en suplicios,
de un trago amargo de aguardiente,
viejas huellas laceradas en la piedra.
¡Ay, qué tardes de pueblos tristes!,
de ventanas al abismo de la vida,
fermentos de historias olvidadas,
de saudades de un último crepúsculo.


Gustavo Figueroa Velásquez
©
Gian Franco Pagliaro - Canción de la vida profunda 
(poema del vate colombiano Porfirio Barba Jacob, 1883 - 1942).



14 comentarios:

  1. Preciosos poemas Gustavo, tristes y melancólicos pero de una grandiosa belleza.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa por estar siempre en Contrastes y por seguir apreciando mi trabajo cultural.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Tus poemas se invaden de la «saudade» de las fotografías que adjuntas, de la melancolía que se pega a la piel como una segunda piel, de esa melancolía que es horno de tantas y tantas obras hermosas. Son días en que el cielo no nos calienta, son días solo, momentos puntuales, como muy bien indica el poema de Porfirio Barba Jacob.
    En el correr del tiempo, este nos da de todo: desgana e ilusión, apatía e impulso. Tal vez seamos capaces de valorar la vida y las cosas por estos extremos, tal vez.
    Un abrazo muy grande, Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Isabel, tus comenatrios son siempre una energía vital para mi trabajo poético, quiero decir que siempre los aprecio y hasta los espero como se espera al más necesario alimento para recargar el organismo de energías nuevas. Sabes, me gusta mucho el portugués, lengua romance que me cautiva y por eso mismo me gusta hablar de "saudade" o "saudades"; ya sé que en portugués se discute si la palabra se debe usar en singular o en plural pero lo importante, para mi, es usarla como la siento y, en ese sentido, me tomo esa licencia.
      El tiempo nos marca caminos de seda y, muchas veces, caminos de piedra, muy tosca...pero, seguimos adelante.
      Un abrazo inmenso, admirada amiga.

      Eliminar
  3. Ambos poemas muy buenos, cortos y profundos. con un misterioso decir sentimientos del alma.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Graciela, gracias por tu visita y por tus palabras que aprecio mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Cuánta añoranza, cuántas saudades
    (como me gusta esta palabra en portugués)
    en tu bello poema crepuscular.

    Precioso el parque de tu foto de cabecera.
    Me gusta mucho la fotografía de Todd Hido que
    elegiste. Tiene mucho misterio.

    Un gran abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Min kära Myriam, du vet, du som bodde här i Sverige, att vintern är för lång och det blir för mörk under denna årstiden. Man försöker kämpa mot de dystra dagarna men de blir verkligen för tuffa.
      Jag alltså älskar det portugisiska språket och därför valde jag "saudade-ord" till min dikt.
      Den naturparken "El gallineral" är faktisk mycket fin och Santander invånaren i Colombia är mycket stolta av den.
      Igen du får min tacksamhet för att du gör ditt bästa till Contrastes och jag uppskattar det.
      Hjärtliga hälsningar.

      Eliminar
  5. Poemas que mueven instantes de vida, momentos idos, pasados presente. Me gusto leerte poeta, gracias por pasar por mi orilla.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María del Rosario, así es como bien lo dices, son poemas que tocan los distintos momentos de la existencia humana; el dolor, la nostalgia, el llanto son parte de la vida de los seres humanos y aquí estamos, para reír o para llorar o las dos cosas al mismo tiempo.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. El alma de los poetas se eleva cuando la melancolía y la nostalgia aparecen y surgen de allí los más hermosos versos.
    Bellísimo poemas ambos, como no podía ser de otra manera tanto tu como Carlos son dos grandes Poetas que nos iluminan con sus letras. Un placer enorme leerlos.

    Besos desde mi Sur y que las saudades no sean tan duras, vamos todavía !!!

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admirada amiga mía, gracias por tus generosas palabras que tanto Carlos como yo apreciamos y recibimos como un gran estímulo para nuestro trabajo poético.
      Si, vamos todavía o como dice Víctor Heredia "Todavía cantamos, todavía pedimos,
      todavía soñamos, todavía esperamos,
      a pesar de los golpes
      que asestó en nuestras vidas
      el ingenio del odio
      desterrando al olvido
      a nuestros seres queridos..."
      Abrazos y besos desde mi Norte escandinavo aún con frío y muy blanco.

      Eliminar
  7. Maestro,agradecido de que traigas a colación uno de mis poemas, agolpado por la tristeza de la tarde que muere, para juntala a tus saudades crepusculares. El tiempo tiene esa fuerza de sacarnos el alma en niebla. Gracias por esta generosidad. UN abrazo grande desde esta tierra donde vivo, de soles que asfixian. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Rafa, Rembrandt, María del rosario, Graciela. Un abrazo

    ResponderEliminar