Pantanal en la frontera de Uruguay y Brasisl. Fuente, Iniciativa Latinoamericana del Paisaje

Pantanal en la frontera de Uruguay y Brasisl. Fuente, Iniciativa Latinoamericana del Paisaje
Pantanal en la frontera de Uruguay y Brasisl. Fuente, Iniciativa Latinoamericana del Paisaje


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 26 de abril de 2015

Sus ojos se cerraron

Poemas de Maritza Lobos (Chile), Héctor Lerner (Argentina) y Gustavo Figueroa Velásquez (Colombia - Suecia).

Queridos amigos de Contrastes:


Hace un año, exactamente el 27 de abril del 2014, falleció mi amigo y hermano Héctor Lérner, dejándonos un profundo vacío. Con Héctor, como ya les conté, hace ya mucho tiempo, impulsamos las noches de poesía en la ciudad de Gävle, Suecia. Un día del 2009, junto con las poetisas Maritza Lobos (Chile) y Miriam Mondragón (Perú), nos pusimos en la tarea de publicar una antología poética que luego bautizamos con el nombre de "Compromiso con la vida"; fue una experiencia inolvidable porque, juntos, diseñamos el libro, es decir, la portada, la contraportada, revisamos los textos y hasta algunas ilustraciones, en fin, trabajamos duro en ese sueño y el día 2 de mayo del 2010 lo hicimos realidad haciendo el lanzamiento, en Estocolmo,  de la mencionada antología.

Los poetas Maritza, Hector, Gustavo y Miriam 
en el lanzamiento de la antología Compromiso con la vida.

Héctor y yo compartimos mucho, hablábamos de cultura, jugamos al fútbol, nos encontramos para comer juntos, reírnos y hasta para cantar. Un día, Héctor, me mostró su grado de confianza en mi llevándome a una libreta, ya viejita, pero que guardaba algo muy importante y querido por él: su obra poética escrita durante sus años de preso político en el tiempo de las dictaduras en Argentina. Héctor fue puesto preso, a sus 20 años, en abril del año 1976; en abril de 1982 fue puesto en libertad. Pues bien, yo leí esos versos y me enamoré de ellos, unos versos que son el testimonio vivo de la zozobra y el acecho de la muerte pero, al mismo tiempo, la luz de la esperanza, de la solidaridad y el juramento de no olvidar jamás.

Héctor leyendo uno de sus poemas.

Un día le propuse a Héctor que publicar esos poemas, que ya tenían un título y una portada, todo hecho por él...literalmente le convencí de hacerlo y por fortuna nos quedó su "Increscendo" para seguir teniendo, en presencia viva,  a nuestro "pibe". El día 29 de mayo del 2011,  Héctor y yo, hicimos el lanzamiento de nuestros respectivos libros de poesía, "Increscendo" y "Contrastes".

Héctor y Gustavo en Estocolmo.

Héctor me obsequió su libro con una dedicatoria que fue su agradecimiento más especial para mi por haberle impulsado a publicar su obra. El médico poeta escribió así: "Increscendo y el Héctor, te agradecen, sin vos no tendríamos lugar para esta dedicatoria".

Dedicatoria de Héctor para mi.

Casi tres años después, un día de abril, cuatro días antes de su muerte para ser más exacto, visitándole en su lecho de enfermo, tuve la oportunidad de hablar de muchas cosas con él, y, en un determinado momento, un poco abatido por la situación de mi amigo, le comenté que me sentía sin fuerzas para seguir publicando Contrastes, mi blog de poesía,  y que estaba pensando en cerrarlo definitivamente...Héctor, ya casi sin aliento, abrió sus ojos, me miró y me dijo: "no hagás eso, seguí publicándolo, hacélo por mi...", y, aquí estoy con la fuerza de mi hermano que siempre creyó en mi poesía. Gracias Héctor, sin ti Contrastes no hubiera sobrevivido.

Portada del libro de Héctor.

Bien mis amigos, no he querido dejar pasar esta fecha, que me trae tantos recuerdos, sin hacerle un pequeño homenaje a un hombre al que tanta gente amó y sigue amando, tanto aquí en Gävle, Suecia, como en su Córdoba, Argentina.
¡Héctor, no te olvidamos!

Los poetas y amigos Héctor Lerner y Gustavo Figueroa Velásquez
en Hamrånge, Suecia.


ACERCA DEL SILENCIO

            I

Está en el ave
que recorre
el cielo azul,
y en las lágrimas
del embeleso.
Está en el amor
de las manos anudadas
y en las bocas
que se unen en el beso.
Está en la brisa
y en la hoja desprendida
que cae despaciosamente lenta
en la nieve atardecida
de los parques.
Está en la muerte
y en la historia de libros olvidados
y en la sangre
que corre generosa
hacia el corazón amado.
Está en la mirada
inolvidable del adiós
del perdón y del olvido
y en el árbol herido del invierno.
Está en la mueca del dolor
y en el gesto lacerado del espanto,
y en la dulce aniñada
sonrisa del encanto.
Está, donde no reinan las palabras.
En las profundidades de los mares
la cárcel y los templos.
Está en la paz de la conciencia
en la hora sublime
de la entrega por amor
y en el recuerdo.

      
         II

El silencio es cuna
de los más dulces momentos
y es semilla
de las mejores palabras.
Tiene la forma imprecisa
sugestiva y poética
de las sombras.
Y de sombra, sólo a penas
su oscura profundidad.

             III

Cuando todas las palabras
fueron vanas
te entregué, impúdicamente
mi corazón desnudo.
Y te quedaste dormida
en el más largo y humilde
de mis silencios...


Hector Lerner
1981 – 06 – 06
©

A continuación les ofrezco mi poema homenaje a Héctor.

Una paloma sobre la rama de un pino.
tommy@greatwords.se


Sus ojos se cerraron
(a Héctor Lérner)

Sus ojos se cerraron
aquélla tarde de abril,
el sol ya no estaría más
en la luz de su sonrisa.
Hubo un silencio tenaz,
ya no hubo más palabras;
mi Che, mi hermano
se despidió para siempre.
Tenía unos ojos de niño
y una sonrisa de infante;
tenía un corazón de gigante
y el abrazo vital del amigo.
Sus ojos se cerraron
aquélla tarde de abril
y fueron sus versos flores
como un rocío febril.
Juramento absoluto
de no jurar en vano,
recordar al hermano
mateando un poco y sin luto.

Gustavo Figueroa Velásquez
©

Alberto Cortéz - Cuando un amigo se va. 







22 comentarios:

  1. Gustavo: estas también son militancias. Militancias poéticas donde la palabra corre riesgo de decir lo que sentimos frente a las crípticas acciones de quienes niegan el derecho a ser.Relevante, esta nostalgia de tu amigo y poeta Lerner, militante de la amistad de lucha y poética por la vida. El poema que traes de Lerner, un silencio que es paradoja, porque implica acción, para la vida. El amor no
    tiene cabida en el ruido, y es por eso que es poético...silencio universal de las cosas. Y tu poema un canto a la camaradería, o como se dice ahora, parcería. Recuperas su imagen, su aliento, porque no ha muerto. Sólo como uno de sus poemas, se ha hecho silencio, y eso es la muerte. Mi abrazo y afecto, maestro. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Acabo de regresar de un encuentro de amigos y recordamos al Poeta y compañero Héctor, lo sentimos vivo entre nosotros, oímos su voz en un vídeo, nos recitó su Juramento y le recordamos con alegría.
      Lo que tú has dicho en tu comentario refuerza mi poema y lo hace más cercano al sentimiento que guardo por mi amigo.
      Carlos, Poeta, recibe mi abrazo.

      Eliminar
  2. Gustavo, Qué lindo todo lo que publicás, decís y hablás sobre nuestro querido Héctor! En un día como éste no nos queda más que pensar y dar gracias por haber tenido el honor de conocer a este ser tan especial, tan humanista y entregado en lo que creía: a Héctor - nuestro hermano del alma!!! Un abrazo fraternal. Alejandra Dávila Nilsson

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra:

      Estuvimos juntos, recordamos a Héctor y tenemos el alma tranquila y la absoluta convicción de que ese hombre maravilloso vivirá por siempre en y con nosotros.
      Gracias por tus palabras y por habernos acompañado en este primer aniversario del fallecimiento de Héctor.
      Fue muy bello todo!

      Eliminar
  3. Querido Gustavo:
    me ha conmovido mucho esta entrada. Sin duda, los lazos que tenías con tu hermano poeta son fuertes y superan la distancia física que se interpuso entre vosotros con su partida. Es muy hermoso que le atesores así de bello en tu corazón y que compartas con nosotros vuestra obra y vuestra amistad. Gracias amigo por tan bella sensibilidad y sentimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amparo:

      Ha sido sin ninguna duda una pérdida enorme para nosotros la muerte de Héctor con quien tuve la feliz oportunidad de organizar las noches de poesía de Gävle. Gracias querida Poeta por regalarme un poco de tu tiempo y te lo agradezco sinceramente. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho lo leído, porque soy una defensora de la amistad y creo en ella en esta misma forma. Es un hermoso poema homenaje el tuyo Gustavo. Gracias por compartir y por seguir en Contrastes. Un abrazo desde Uruguay con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lyliam:

      Nos identificamos plenamente en el sentimiento de la amistad y, en mi caso, he sentido el vacío que han dejado mis amigos; la amistad para mi es uno de esos vínculos que le da vitalidad a la existencia.
      Gracias por tus hermosas palabras y te envío un fuerte abrazo y, por supuesto, a todo el hermoso pueblo de Uruguay.

      Eliminar
  5. Un muy cálido homenaje a tu amigo,
    allí en donde quiera que su energía esté,
    seguro que sabrá de tu recuerdo y cariño.
    Gracias por compartirnos algo de su obra.
    No conozco Gävle, pero las esculturas de
    Carl Miller las reconozco al vuelo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam:

      Me alegra siempre tu presencia en Contrastes y tus palabras que siempre identifican la esencia de Contrastes. No me extraña, querida amiga, que alguien tan universal como tú identifique, sin ninguna duda, la obra del sueco Carl Milles.
      Recibe mi abrazo.

      Eliminar
  6. Que bonito todo lo que cuentas y presentas sobre ese gran poeta y amigo. Las poesías son una pasada, y seguro que te emocionas cada vez que haces referencia a él. Pero con los homenajes que le rindes siempre lo tendrás presente y muy vivo, y él siempre estará feliz y contento de tener a su gran amigo y poeta junto a el."Cuando un amigo se va", que belleza de canción.

    Fuerte abrazo Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa:

      A mi amigo Héctor lo tendré vivo en mi memoria y eso será hasta el fin de mis días. Él fue un hombre íntegro, como hijo, hermano, padre , médico, Poeta y Amigo.
      Gracias por tu opinión sobre nuestros poemas.
      Recibe un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Precioso y emotivo homenaje Gustavo. Él sigue estando...dentro de ti. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga:

      Así es amiga mía...él vive dentro de mi por siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Tu homenaje a Héctor es muy emocionante, Gustavo. Se nota que te ha salido del corazón y ya sabes que el corazón nunca engaña.
    Me ha gustado veros a Héctor y a ti, tan hermanados, tan cómplices, tan poetas.
    También quiero decirte que Héctor no ha muerto del todo, pues tú lo recuerdas en sus versos. Ningún poeta muere si sus versos son leídos. Es la magia de la literatura.
    Tu poema a él dedicado conmueve, como toda tu entrada.
    ¡Qué rabia da que se vayan los mejores, ay!
    Un grandísimo abrazo, querido poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Isabel:

      Héctor y yo fuimos un acercamiento inolvidable al mundo de la belleza; nos hermanó la amistad, la poesía le dio el corazón vibrante que necesitaba para vivir y la poesía fue la sangre que le dio la fuerza creativa para transformar sueños en realidad.
      Héctor, mi estimada amiga, no ha Muerto, él ha trascendido y ahora es más sabio, más poeta y más amor.
      Hago mía esta frase tuya: "¡Qué rabia da que se vayan los mejores, ay!"
      Un abrazo inmenso para ti.

      Eliminar
  9. Tuve la lágrima a punto durante toda esta entrada, triste y nostálgica. Se nota, por la forma en que relatas sobre él, que te fue un amigo muy preciado y que lamentas profundamente su pérdida. Lo bonito aquí es que tú le dejaste algo muy precioso, uno de los mejores regalos para que partiera, que fue el coraje para dejar impreso en hojas de papel un pedazo de su corazón. Y así, a su vez él te dejó el regalo del coraje para continuar con uno de tus proyectos más grandes, como lo es este blog tremendo. No podemos evitar las despedidas, pero podemos tomar y regalar cosas de valor inconmensurable a las personas, cuyo paso por nuestras vidas deja marcas tan profundas.

    Hermosos los dos poemas y cargados de sentimiento. Por mi parte, también espero que sigas con este blog, que es inspiración para muchos y regalo de palabras para un mundo que necesita leer más y disfrutar más con la belleza de las palabras.

    Un abrazo,
    Tefa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estefanía:

      Me has dejado un comentario que me ha emocionado y ante lo cual no tengo más que decir que esta entrada me salió del corazón, pero, no me fe fácil porque tuve que dejar que los recuerdos y todas las vivencias con Héctor, de pronto, me invadieran y, claro, hubo nostalgia y algunas lágrimas rodaron por mis mejillas. Tu tío, mi adorada sobrina, tiene un corazoncito lleno de sentimientos.
      Gracias por tus bellas palabras y por exhortarme a continuar con mi blog.
      Te quiero mucho.

      Eliminar
  10. Gustavo, amigo, grandísimo poeta: nunca dejes de escribir. Quedan tan pocos poetas auténticos como tú........

    ResponderEliminar
  11. Apreciado Fernando:

    Con tus elogios y con saber que me lees me siento motivado a seguir haciéndolo.
    Recibe mi más fuerte abrazo.

    ResponderEliminar