La ciudad de Estocolmo, Suecia - Foto tomada de www.skyscanner.se

La ciudad de Estocolmo, Suecia - Foto tomada de www.skyscanner.se
La ciudad de Estocolmo, Suecia - Foto tomada de www.skyscanner.se


Cada semana dejo mis poemas como una forma de establecer un diálogo abierto y de puro sentimiento con todos ustedes que me leen y me estimulan a continuar en esta aventura de hacer cultura. Cada visita, cada palabra de ustedes es un paso más hacia la cima del hombre nuevo, el hombre sabio.

domingo, 9 de junio de 2019

Días de exilio


La Dèpouille du Minotaure en costume d´Arlequin 
(Los restos mortales del Minotauro en traje de arlequín), 1936. 
Tomado de El cultural.com


Días de exilio

Hay días de exilio
que son como de soledad,
que tienen una bandera
como una mariposa negra
haciendo venias a la muerte.

Hay días de exilio
que parecen fantasmas
apertrechados en el alma,
que parecen sirenas
de ambulancias
llorando por las calles.

Hay días de exilio
huérfanos de risa,
son como bofetadas
grises en el rostro,
días que pasan y no pasan.

Hay días de exilio
apretando la garganta,
son como lápidas
anticipadas al difunto,
y el hombre cae
y muere un poco.


Gustavo Figueroa Velásquez
©
Gian Franco Pagliaro (QEPD) - Dedicado a Verónica.


9 comentarios:

  1. Marca un hito poético en la semblanza del exiliado, a través de imágenes simbólicas: "mariposa negra", "lápidas anticipadas". UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admirado Carlos, me llena de alegría que hayas destacado esas imágenes simbólicas que he empleado para graficar el drama del exiliado.
      Recibe mi abrazo y mi siempre agradecimiento por el tiempo que le dedicas a mi trabajo cultura.

      Eliminar
  2. Hay días donde el exilio interior es inevitable
    ahí en esa aparente soledad es donde encontramos la fortaleza para volver a ser, para poder seguir caminando y volver a la luz, al paisaje , al encuentro propio y ajeno
    un abrazo grande desde este pequeño rincón, estimado Gustavo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada MaRia, el exilio no solo nos da dolor sino que también nos da la posibilidad de ampliar nuestros horizontes mentales, los culturales y los lingüísticos; nos puede dar la posibilidad de hacernos más humanos y proyectarnos con más fuerza hacia la conquista de nuestros ideales, de nuestros sueños en los que incluyo, por supuesto, el amor.
      Te envío mi abrazo y gracias por venir. Te he extrañado.

      Eliminar
  3. Buen homenaje a Gianfranco. Yo de él había escuchado
    "Amigos míos, me enamoré" y poco más, tampoco conocía su biografía ni sus tragedias. Gracias por traelo, realmente tiene -tenía. una voz de barítono que enamora.

    Yo era más de: Jacques Brel, Georges Brassens, Charles Aznavour, Gilbert Bécaud, Georges Moustaki.

    Un abrazo, Gustavo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Myriam, gracias por tu comentario; en realidad no era mi intención hacerle un homenaje a Gian Franco en esta edición de Contrastes sino que solo buscaba que su canción hablada, dedicada a Verónica, rimara con mi poema. A Gian Franco lo comencé a escuchar, siendo yo muy joven, en Colombia...me gustaban sus canciones y sus poemas y, claro, también me gustaba la música francesa y los artistas que aquí citas eran y lo siguen siendo, entre otros, mis favoritos.
      Querida amiga, recibe mi abrazo y un beso.

      Eliminar
  4. Mi estimado Gustavo, a veces los exilios no solo son fuera de la Patria sino que muchas veces aun estando en ella sentimos que nos expulsan de alguna manera, será que así me siento por estos días en mi querida Argentina?
    Bello y sentido tu poema, así como la canción de Gian Franco Pagliaro, un post que cala fuerte en nuestra alma.

    Abrazos y lo mejor siempre amigo mío.

    REM

    ResponderEliminar